Gas Bienestar

27 de julio 2021 | 5:00 am

El funcionamiento de la nueva empresa Gas Bienestar que el gobierno echará a andar en dos meses más, propiciará un trato preferencial por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), respecto a las empresas privadas que llevan más de un año en la espera de un permiso para vender gas licuado de petróleo (LP).

Obtener una licencia de la CRE para vender gas LP en México lleva de nueve meses a un año, ya que los solicitantes requieren realizar trámites para obtener documentos como dictamen técnico, permiso de suelo, estudio de impacto social y la Manifestación de Impacto Ambiental que otorga la Agencia de Seguridad, Energía y Ambiente.

Sin embargo, Gas Bienestar -cuyo objetivo será ofrecer precios más bajos de los que se encuentran en el mercado- estará operando en octubre próximo, lo que implica que con la ayuda de la CRE, tendrá todos los permisos que las empresas privadas no han podido obtener.

Susana Cazorla, ex titular de la Unidad de Gas LP de la CRE en el periodo del 2016 al 2019, comentó que si la nueva empresa del gobierno inicia operaciones en dos meses, quedará claro un trato preferencial por parte de la CRE.

 

Una cosa es que obtengan el permiso y otra que entren en operación. Funcionar en dos meses no es normal, es un trato preferencial y entonces tienes a órganos reguladores trabajando única y exclusivamente para el tema y a todos los demás los ignoran

  mencionó la analista.

La CRE se está saltando sus propias reglas, está incumpliendo con la Ley de los órganos reguladores coordinados en materia energética. Además, en lo que va de este año, la CRE no ha otorgado una sola autorización para que alguna empresa entre al mercado de gas LP, criticó la también socia de la consultoría SICEnrgy.

Requiere inversión en infraestructura

El gobierno deberá adquirir terrenos propios para la nueva gasera, así como la infraestructura operativa. Para ello, es necesario cumplir con normas de construcción que establecen que la instalación no puede estar a 50 metros de otro desarrollo.

Es decir, debe estar lejos de otra empresa, vivienda, parque, centro académico o de recreación. Además, la nueva gasera requerirá de llenadoras, tanques, y cilindros.

“Todo esto o lo van a comprar a privados o empezaron antes a incorporarlo. Puede ser que hayan empezado desde antes, todos los privados lo pueden hacer antes de que obtengan el permiso”, aclaró la especialista de SICEnrgy.

Si el gobierno compra esta infraestructura a privados, tendría que haber una sesión en la CRE, donde se autorice. Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que ya se adquirieron los terrenos para las centrales de distribución, así como los vehículos y los cilindros para repartir el gas LP.

De hecho, adelantó que en dos meses más, Gas Bienestar iniciará operaciones en la alcaldía Iztapalapa y que se están arreglando las instalaciones para que la empresa opere en las principales ciudades del país.

Cumplirá dos meses investigación de la Cofece

El próximo 31 de julio, se cumplirán dos meses de que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) inició la investigación para determinar si existen o no condiciones de competencia en la distribución de gas licuado de petróleo a nivel nacional.

Si detecta ausencia de condiciones de competencia, la Cofece podría establecer un mecanismo regulatorio para establecer contraprestaciones, precios o tarifas en la distribución de gas LP al consumidor final.

Actualmente, este mercado se encuentra concentrado en las empresas: Grupo Tomza, Gas Uribe, Vela Gas, Gas Nieto y Gas Zaragoza.

Nicolás Domínguez Vergara, académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco, sostuvo que al no tener los resultados de la investigación que realiza la Cofece, es posible creer que estas compañías se han puesto de acuerdo para fijar precios altos al consumidor.