citibanamex banxico

9 de septiembre 2021 | 5:21 pm

Los Derechos Especiales de Giro (DEG) no son un regalo que otorga el Fondo Monetario Internacional (FMI) y su mejor destino son las reservas internacionales, dijo el gobernador del Banco de México, Alejandro Díaz de León.

Al participar el webinar “La función de tu banco central”, el primer evento de este tipo que el banco central dirige al público en general , el gobernador de la entidad monetaria comentó que los DEG son una asignación con dos partidas: el lado pasivo y el activo.

Explicó que estos derechos tienen un crédito que otorgan al Banco de México y que a su vez tienen una tasa de interés, que corresponde a 0.05%, por lo que los DEG no incrementan el patrimonio del banco.

“No es riqueza neta que se pueda utilizar en el bien que mejor se pueda elegir”, dijo el gobernador de Banxico.

Agregó que por ello, el mejor destino de dichos recursos es ir a las reservas internacionales.

“Los que están facultados para tener en su balance estos Derechos Especiales de Giro son los bancos centrales”, comentó Díaz de León.

Uso de DEG “no está a la vuelta de la esquina”

Por otro lado, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Rogelio Ramírez de la O, señaló que el uso de DEG “no está a la vuelta de la esquina”.

En entrevista con Bloomberg, el secretario dijo al medio estadounidense que esa decisión es algo que debe “resolverse con mucho más detalle”.

Además, comentó que la SHCP no ha realizado una solicitud formal al Banxico para intercambiar estos fondos, ni tampoco se ha esclarecido el tipo de deuda a emitir para pagar los 12,000 mdd equivalentes a los DEG.

“El gobierno está en consultas informales y ha concluido que agregar fondos a las reservas internacionales del banco central, que es lo que ha hecho la transferencia del FMI, probablemente no sea el mayor uso de las inyecciones de liquidez global”, comentó Ramírez de la O.

El comentario ocurrió luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó en su conferencia matutina que ya se estaba haciendo “una gestión, un trámite con las autoridades del Banco de México para que esos fondos se utilicen para pagar deuda”.