26 de julio 2022 | 8:39 am

Advertisement

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró la expectativa del Producto Interno Bruto (PIB) de México y prevé una expansión de 2.4% este año, desde el 2.0% previsto en abril.

La estimación del FMI se ubica por encima de la de Banco de México, que prevé un crecimiento puntual de 2.2%. La Secretaría de Hacienda prevé que la economía crezca en un rango entre 1.4% y 3.4%, es decir, un promedio de 2.4%, lo que coincide con el FMI.

En los Precriterios Generales de Política Económica se presentó un marco macro con un crecimiento de 3.4%, el cual se decidió poner porque con base en ese dato se calcularon las finanzas públicas.

Otros pronósticos de organismos internacionales no son tan optimistas. El Banco Mundial prevé un repunte de 1.7% y la OCDE, 1.9%.

Para 2023 el FMI recortó la expectativa de 2.7% a 1.2%.

Varios shocks han afectado a una economía ya debilitada por la pandemia: una inflación superior a la esperada en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos y las principales economías europeas, lo que ha desencadenado condiciones financieras más estrictas

precisó el FMI en su reporte.

También impactó negativamente una desaceleración mayor a la anticipada en China, ante restricciones por los rebrotes de COVID-19 y otros efectos secundarios negativos del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania.

PIB mundial a la baja

En la actualización de sus Perspectivas de la Economía Mundial, el FMI recortó la estimación del PIB global para 2022 a 3.2%, desde 3.6%.

Los riesgos para las perspectivas se inclinan abrumadoramente a la baja. La guerra en Ucrania podría llevar a una interrupción repentina de las importaciones europeas de gas desde Rusia; la inflación podría ser más difícil de reducir de lo previsto

indicó el FMI

De acuerdo con el reporte, Estados Unidos crecerá 2.3%, menor a 3.7% estimado anteriormente; mientras que China crecerá 3.3% y no 4.4% como se previó en abril. La Eurozona crecería 2.6%, menor a 2.8%.

Las tres economías más grandes del mundo, Estados Unidos, China y la zona euro, se están estancando con consecuencias importantes para el panorama global

dijo el economista jefe del FMI, Pierre-Olivier Gourinchas

Prioridad: la inflación

“Controlar la inflación debería ser la principal prioridad” de los gobiernos, sostiene el FMI, aunque eso incluya medidas dolorosas para los ciudadanos, porque el daño causado por permitir que la inflación se descontrole sería mucho peor.

“Una política monetaria más estricta inevitablemente tendrá costos económicos reales, pero la demora no hará más que exacerbarlos”.

El FMI prevé que los precios al consumidor se ubique 8.3% este año y en 9.5% en las economías de mercados emergentes.

Con información de AFP