3 de mayo 2021 | 5:00 am

La recuperación económica de Estados Unidos en el primer trimestre del año ha sido un impulso para las exportaciones mexicanas, un factor clave para el crecimiento del PIB; de hecho, son el lado amable de una economía que aún se mantiene en depresión por la crisis que dejó la pandemia.

Las exportaciones reportaron un crecimiento anual del 3.1% durante el primer trimestre de 2021; mientras que el Producto Interno Bruto (PIB) reportó una caída anual de 2.9%, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Las exportaciones en total fueron por 111,896.9 millones de dólares. Si solo se considera el mes de marzo, éstas fueron por 43,003 millones de dólares, un crecimiento anual de 12.2%, su mejor avance desde octubre de 2018.

Las actividades no petroleras representaron el 95% de las exportaciones totales y crecieron 2.7% anual en el primer trimestre de 2021; mientras que las petroleras representaron el 5% y mostraron un avance anual del 12%.

 Las exportaciones reciben fuerte impulso del mercado estadounidense y del precio del petróleo (…) Este resultado comercial es una muestra de que, a pesar de la limitación del mercado interno, la economía mexicana se beneficia de la recuperación estadounidense

 expuso en su cuenta de Twitter el director de análisis para América Latina de Moody´s, Alfredo Coutiño.

Dentro de las actividades no petroleras, destacó el avance de 2.2% de las exportaciones manufactureras con un total de 98,243.5 millones de dólares. 

Las exportaciones manufactureras del sector automotriz disminuyeron 4.8% como resultado de las interrupciones en el suministro de gas y la disponibilidad de semiconductores, según un reporte de la Secretaría de Hacienda. 

Además de las exportaciones, las remesas familiares también representarán un aliciente para el crecimiento de la actividad económica en 2021, pues los planes de rescate en Estados Unidos implicará que los connacionales pueden enviar más dinero a sus familiares que residen en México.

“Las exportaciones reflejarán el crecimiento de la producción industrial en Estados Unidos y el buen nivel de consumo, al cual se espera se acelere en los próximo meses y las remesas se elevarán por los apoyos que ha dado el gobierno”, dijo Alejandro Saldaña, economista en jefe de Bx+.

Dos caras de la recuperación

Para el director general del Centro de Investigación Económica Presupuestaria (CIEP), Héctor Villarreal, el primer trimestre del 2021 muestra dos caras de la economía mexicana. 

Sectores como las exportaciones y las actividades secundarias representan un paso adelante para la recuperación, pero los recientes datos del PIB y de finanzas públicas muestran que todavía no empieza el arranque de la economía, dijo a EL CEO.

Vamos a tener que estar pendientes de qué tanto se sincronizan estos aspectos de la economía. Vemos buena fuerza en la región noreste y centro occidente del país; estados como Querétaro y Jalisco sí empiezan una recuperación fuerte

 dijo Villarreal. 

Durante el primer trimestre del año, el Producto Interno Bruto (PIB) presentó un avance de 0.4%, respecto del trimestre anterior, pero si se compara respecto del primer trimestre del año anterior, el PIB reportó una caída de 2.9%, de acuerdo con la estimación preliminar del Inegi. 

Las actividades primarias como ganadería y pesca mostraron una reducción de 0.4%; mientras que las secundarias como construcción y manufacturas mostraron un nulo avance, de 0.0%. Las actividades terciarias, como comercio y servicios, reportaron un crecimiento de apenas 0.7% respecto del trimestre anterior.

Ingresos, termómetro del PIB

Con este panorama de la actividad económica, los ingresos presupuestarios del sector público mostraron un avance de 2.8% anual en el primer trimestre del 2021. Los ingresos petroleros crecieron 45.6%, pero los ingresos tributarios presentaron una reducción anual del 2%. 

“La recaudación suele ser un buen termómetro de la actividad económica, lo que vi en este primer trimestre fue una recaudación bastante robusta, pero que se impulsó principalmente de ingresos no recurrentes”, comentó el director del CIEP. 

Villarreal aclaró que los ingresos se vieron fortalecidos por los ingresos no recurrentes que se reportaron por un total de 6,000 millones de pesos y también porque se ha tenido una mayor fiscalización por parte del SAT. 

La Secretaría de Hacienda prevé que entre finales de agosto y principios de septiembre, las actividades económicas podrían estar operando al 100%. Esto dependerá del avance y eficiencia del proceso de vacunación contra el COVID-19.