Facturas falsas. Pixabay.

29 de julio 2019 | 5:00 am

El fisco avanza en su cruzada en contra de la evasión de impuestos, y ahora va por los compradores de facturas apócrifas. 

A partir de agosto, el Servicio de Administración Tributaria (SAT), notificará vía buzón tributario a los contribuyentes que, por un presunto error, dedujeron impuestos con una factura falsa. Estos usuarios tendrán que acercarse a la autoridad para regularizar su situación y evitar una sanción que se paga con cárcel. 

Las empresas y contribuyentes que compran una factura falsa saben que es una actividad ilícita, y podrán acercarse a la autoridad y regularizar su situación. Es un buen propósito porque van a permitir a la autoridad recuperar recursos y elevar la recaudación

comentó Juan de la Cruz Higuera Arias, socio director de JCH Abogados. 

El fisco podría establecer acuerdos con los contribuyentes cuyos diferenciales de pago de impuestos sean muy altos, y además deberán pagar actualizaciones y recargos.

El SAT detectó 8.83 millones de facturas falsas emitidas de 2014 al 20 de junio de 2019, con un monto de evasión fiscal de 354,512 millones de pesos, suponiendo que toda factura se dedujo, la cifra equivale a 1.4% del Producto Interno Bruto.

Las víctimas

La simulación de operaciones por parte de algunas empresas es uno de los problemas que da mayores dolores de cabeza al fisco, que tiene identificadas a 8,204 Empresas que Facturan Operaciones Simuladas (EFOS).

Es probable que estas empresas emitieran facturas apócrifas sin que los contribuyentes lo detectaran, ya que no son fáciles de identificar, y por ello, es importante que personas físicas y morales guarden documentos que avalen los pagos de productos o servicios para poder avalar la operación ante la autoridad fiscal.

Si un proveedor me ofrece un servicio y además se dedica a vender facturas, es posible que simule operaciones. Al recibir un producto y servicio es difícil que un contribuyente pueda identificar que la factura que recibe es una simulación de operaciones

dijo Rodrigo Ramírez Venegas, presidente de la comisión fiscal 3 del Colegio de Contadores Públicos de México. 

La emisión de  facturas con información inexistente tiene mayor incidencia en el comercio al por mayor y por menor de materiales para construcción, madera, metales, mobiliario y equipo de oficina, además en servicios profesionales, como asesorías jurídicas y contables, de acuerdo con datos del SAT.

“Que el fisco haga pública esta información, que no es nueva, es presión para que los contribuyentes sigan por el camino correcto, pero también el SAT va a cobrar las determinaciones por operaciones simuladas”, comentó Ramírez Venegas.

Una vez que el contribuyente recibió la notificación del SAT, cuenta con un plazo de 30 días hábiles para regularizar sus operaciones. Los que hagan caso omiso a las advertencias de la autoridad enfrentarán una sanción que va de entre tres meses y seis años de prisión.