14 de septiembre 2021 | 5:00 am

Elizabeth Albarrán y Jessika Becerra

El gasto para pagar pensiones  y jubilaciones de los trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) y de la Comisión  Federal de Electricidad (CFE) absorberá alrededor del 10% del presupuesto total que les propone asignar la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para el 2022.

Además, este gasto crecerá 8.2% en el caso de Pemex y 3.8% en CFE, en términos reales y respecto del presupuesto que se les asignó para este año, de acuerdo con información del Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF).

Para la petrolera se estima destinar un total de 69,378.3 millones de pesos, esta cantidad representa el 10.9% del presupuesto total de Pemex que será por 636,281.1 millones de pesos. Dicho presupuesto en el más alto desde 2016. 

Por su parte, CFE tendrá un presupuesto para el pago de pensionados y jubilaciones por 50,331.2 millones de pesos, es decir, este rubro absorberá el 9.9% de sus gasto total en 2022, el cual se estima por 508,281.6 millones de pesos.

Falta de una reforma fiscal y aumento en pensiones complicará superávit primario: CIEP

Contribuyentes asumirán costo en pensiones

El pago a ex trabajadores de empresas del Estado representa una carga anual para el erario y los contribuyentes, pues cada año aumentará porque la mayor parte de la plantilla laboral la conforman los empleados que inician su vejez; los jóvenes son los menos.

Carlos Ramírez Fuentes, consultor de riesgo político y económico de Integralia, destacó que las pensiones de Pemex son muy generosas y los trabajadores las reciben a temprana edad, es decir, antes de cumplir 60 años.

Son pensiones completamente fuera de la realidad del resto de las pensiones del sector público mexicano y no se diga del sector privado. Probablemente solo se equiparen a las que tienen los trabajadores del IMSS en el Régimen de Jubilaciones y Pensiones (RJP) que representan el 120% del salario

comentó.

Te puede interesar: Gobierno alista reforma en pensiones para trabajadores del sector público 

En Pemex, la tasa de reemplazo, que es el porcentaje que recibirá un trabajador respecto de su último salario, es de 90 a 100% y existe una gran cantidad de gente que se pensionará, a pesar de que su labor fue solamente “pasar lista”.

Si bien en el gobierno de Enrique Peña Nieto se realizó una reforma al sistema de pensiones de Pemex, para que los trabajadores cotizaran bajo un esquema de cuentas individuales como el de las afores,  se quedó muy corta respecto a lo requerido, dijo Ramírez.

“Esto a penas solo comienza, la empresa está envejeciendo, tiene una plantilla relativamente ‘vieja’ y se le va a venir una avalancha de pensionados los próximos años tremenda”, expresó.

Pensiones son retroactivas, se van a deciles más altos

Enrique Díaz Infante, investigador del Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY), mencionó que se están destinando muchos recursos a empresas que no se han reestructurado y con pasivos pensionarios en expansión.

 Es un tema de desigualdad. Estamos ante trabajadores que pertenecen a los deciles más altos y son gente que más o menos se jubila con un promedio de 50,000 pesos. En 2010 o 2011 había pensiones de 120,000 pesos y eso genera una mayor concentración de riqueza

advirtió.

Gobierno absorberá el mayor costo de la reforma en pensiones 

Para Ramírez, es necesario hacer reformas paramétricas, ya que en materia pensionaria siempre se  requiere flexibilidad para hacer ajustes y se debe considerar tanto la demografía como las condiciones económicas financieras de las empresas.

“Si bien siempre las reformas de pensiones hay que hacerlas pensando en no afectar derechos adquiridos, se pueden hacer reformas en las que se mueven los parámetros para cubrir las pensiones”, comentó.

Es decir, aumentar la edad de retiro o establecer la pensión por inflación y no por salario mínimo, o incrementar la aportación del trabajador en su cuenta de pensión.