30 de abril 2021 | 5:00 am

La recuperación en los precios del petróleo a nivel mundial fue un arma de doble filo para los ingresos que percibió el gobierno federal durante el primer trimestre del año. Si bien, los ingresos petroleros dejaron mayores recursos al erario, los recursos por el cobro de IEPS a combustibles se desplomaron. 

El gobierno obtuvo 45.6% más por la venta de petróleo en el primer trimestre de este año, mientras que por la recaudación del IEPS a gasolina y diésel tuvo una caída anual de 22.4%, según el reporte de finanzas y deuda pública al primer trimestre. 

Para la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha sido una buena estrategia el mantener el estímulo fiscal sobre el IEPS a la gasolina -que se creó en el gobierno pasado- ya que  permite que los precios de la Magna, Premium y Diésel no se eleven por encima de la inflación. 

Cuando aumenta el precio del petróleo, los ingresos que se obtienen de la venta del crudo compensan la caída del IEPS y si bajan los precios del crudo, la recaudación del IEPS aumenta y compensa los menores ingresos por crudo

 dijo Karina Ramírez, jefa de la unidad de ingresos no tributarios de Hacienda. 

Es decir, dependiendo del precio de la mezcla mexicana, Hacienda decide si los consumidores pagan completamente, una parte o nada del IEPS que se cobra por cada litro de Magna, Premium y diésel. 

A partir de febrero, Hacienda aplicó el estímulo fiscal, es decir, dejó de cobrar el IEPS a combustibles para reducir el impacto que se ha tenido en el alza del crudo, lo que representó un costo fiscal de 1,036 millones de pesos, comentó Ramírez al explicar el reporte de finanzas y deuda pública. 

De continuar el alza en los precios del crudo a nivel mundial, Hacienda mantendrá este estímulo en el IEPS y calcula que represente un costo fiscal por 41, 947 millones de pesos en todo el 2021. 

Esto significa que al cierre del año, Hacienda tendrá menores ingresos de lo que esperaba obtener en la Ley de Ingresos de la Federación; ahora se tendrán 274,000 millones de pesos, remarcó la titular de ingresos no tributarios de Hacienda. 

Precio de la mezcla mexicana empuja ingresos petroleros

El proceso de vacunación en México y el mundo está ayudando a que la economía retome su rumbo y en ese camino se está recuperando la demanda de petróleo y por tanto los precios por barril. 

Durante el primer trimestre del 2020, el mercado petrolero vivió tormentosos días con precios que se ubicaron por debajo de los 13 dólares el barril; incluso, el 20 de abril se tuvo un precio negativo en la mezcla mexicana. 

Hacienda espera que economía opere al 100% en septiembre 

Un año después, el panorama se ve completamente diferente, en los primeros tres meses del 2021, los precios de la mezcla mexicana lograron ubicarse por arriba de los 60 dólares el barril, lo que sin duda empujó los ingresos petroleros. 

Como resultado de este mejoramiento en los precios, los ingresos petroleros dejaron a las arcas del gobierno un total de 204,550.5 millones de pesos,  mientras que la recaudación del IEPS a gasolina y diésel fue por 66, 104 millones de pesos. 

Si bien el gobierno confía en su estrategia del estímulo fiscal, si no se mejora la producción petrolera y los precios no avanzan tan rápido como se espera, quedará un gran hueco en las finanzas públicas.