29 de julio 2021 | 5:00 am

Análisis CEO

La crisis económica generada por la pandemia de Covid-19 mermó los ingresos de los hogares mexicanos durante el 2020, aunque esta situación ocasionó que la brecha de desigualdad se redujera, particularmente por la caída observada en el grupo de los hogares con más ingresos.

De los 10 deciles, nueve (II al X) presentaron contracciones en sus ingresos respecto al 2018, por lo que el primer decil, el de los ingresos más bajos, fue el único con crecimiento, es decir, 90% de los hogares experimentó un descenso en su ingreso corriente, según demuestra la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2020.

Los hogares del primer decil registraron un ingreso promedio al trimestre de 9,938 pesos, lo que se interpreta como 110 pesos diarios por hogar o 49 pesos diarios por perceptor; en relación a la ENIGH 2018, este decil mostró ingresos por 9,807 pesos trimestrales, dando un aumento de 1.3%, de acuerdo con la encuesta hecha por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Esta dinámica del decil I, con los ingresos más bajos, se da en un contexto de una pérdida de 3.25 millones de ocupados el año pasado, reducciones salariales y la alta oferta de mano de obra con remuneraciones mínimas.

En el otro extremo, para los hogares del décimo decil el ingreso promedio fue de 163,282 pesos, que representa 1, 814 pesos diarios por hogar y 808 pesos diarios por perceptor; dos años antes el ingreso fue de 179,863 pesos, resultando una disminución de 9.2%, la más pronunciada de todos los deciles.

Además, la brecha entre el ingreso promedio del decil I respecto del decil X se redujo. En 2020, el decil I percibió 16.4 veces menos que el decil X; en 2018, la diferencia fue de 18.3 veces y en 2016, el decil I percibió ingresos 20.7 veces menores a diferencial del decil X.

La ENIGH señala que los hogares pueden ser agrupados de acuerdo con los ingresos que perciben. Cuando se forman diez conjuntos del mismo tamaño, se les conoce como “deciles”, por lo que el primer decil está integrado por la décima parte de los hogares que tienen los menores ingresos (10%), y así de manera sucesiva, hasta llegar al último decil, que está compuesto por la décima parte de los hogares con los ingresos más altos.

En términos generales, en los hogares de México el promedio del ingreso total trimestral por hogar fue de 53,798 pesos, compuesto del ingreso corriente total (50,309 pesos) y de las percepciones financieras y de capital (3,489 pesos).

Coeficiente de Gini

Para exponer la reducción de la desigualdad de los ingresos, se utiliza el coeficiente de Gini, que es una medida de concentración del ingreso: toma valores entre cero y uno. 

Cuando el valor se acerca a uno, manifiesta que hay mayor concentración del ingreso; en cambio, cuando el valor se aproxima a cero, la concentración del ingreso es menor.

El valor de este coeficiente en la ENIGH 2020 para la distribución del ingreso con transferencias por deciles de hogares fue de 0.4156, en contraste con 0.4261 en el 2018, reducción que se explica principalmente por el aumento de 1.3% en el decil I y la disminución de 9.2% en el decil X.

Cabe destacar que el coeficiente de Gini generalmente está influenciado por la subdeclaración de los ingresos de los estratos más altos.

¿De dónde provino el ingreso?

Del ingreso corriente promedio trimestral por hogar de 50,309 pesos, el 63.8% provino por trabajo con un monto de 32,106 pesos, pero significó una baja de 10.7% en comparación con el 2018.

Otra forma de interpretar lo anterior es que el ingreso diario promedio para el hogar es de 356.7 pesos por trabajo; 98.6 pesos por transferencias; 73 pesos por estimación del alquiler de la vivienda y 30 pesos diarios por renta de la propiedad.

Pandemia aumenta gasto en salud

El gasto corriente monetario promedio trimestral por hogar de la ENIGH 2020 fue de 29,910 pesos por hogar, en contraste con 34,329 pesos en la edición 2018, dando una caída de 12.9%.

Solamente dos rubros presentaron incrementos: salud con un 40.5%, respecto de la ENIGH 2018 y se vio impulsado por las medidas sanitarias que tomaron los hogares. Por otro lado, vivienda y servicios presentaron un aumento  de 0.3%.