26 de mayo 2022 | 6:41 am

Advertisement

El consumo privado, medido a través del comercio minorista, continuó perdiendo fuerza durante marzo pasado, reflejo del impacto de los niveles inflacionarios que hay el país.

De acuerdo con datos desestacionalizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), los ingresos por suministros de bienes y servicios del comercio al por menor crecieron 3.6% a tasa anual.

No dejes de leer: Economía mexicana crece 1.8% en el primer trimestre

Esta variación representó el menor aumento desde igual mes del 2021, cuando el comercio minorista incrementó 1.6%, es decir, fue el peor resultado en el último año.

Además, la tendencia de desaceleración del principal indicador del consumo de las familias mexicanas comenzó a trazarse desde febrero de este año.

Cambio en las tendencias de consumo

De las 22 ramas económicas que considera la Encuesta Mensual sobre Empresas Comerciales del INEGI, cuatro registraron disminuciones anuales durante el tercer mes del 2022, es decir, se contrajo el gasto de los hogares mexicanos en estos giros.

Los establecimientos minoristas que reportaron bajas en sus ingresos fueron bebidas, hielo y tabaco (0.1%); automóviles y camionetas (5.0%), muebles para el hogar y otros enseres domésticos (7.5%) y abarrotes y alimentos (8.5%).

Se observa que la caída más pronunciada fue en abarrotes, negocios que están en el día a día de las familias del país, reflejando el cambio en las tendencias de consumo.

Lo anterior se refleja en que la mayor alza anual fue en establecimientos dedicados a la venta minorista de artículos para el esparcimiento (19.8%).

Otro ejemplo de la nueva dirección del gasto es que la segunda rama con el aumento más elevado fue el rubro de motocicletas y otros vehículos de motor (18.0%), en tanto, el consumo de autos se contrajo.

Una lectura de interpretación es que los hogares prefieren el uso de motocicletas por el alto precio de la gasolina, cuya inflación acumulada ronda en 5%.

Otros incrementos importantes fueron en ropa, bisutería y accesorios de vestir (17.5% anual en marzo) y mascotas, regalos, artículos religiosos, desechables, artesanías y otros artículos de uso personal (16.0%).

PACIC

El principal problema de consumo privado fue la inflación, que en marzo llegó a 7.45% anual, el mayor nivel en más de 21 años.

La estrategia del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para este problema es el Plan Contra la Inflación y la Carestía (PACIC) que presentó en los primeros días de mayo pasado.

Uno de los ejes del plan antiinflacionario es no elevar los precios de 24 productos de la canasta básica durante seis meses.

Para el Banco de México, el PACIC sí puede combatir a la inflación, solamente si se logra que no suban los precios. De hecho, en su última minuta lo catalogó dentro de los riesgos a la baja.

Advertisement