15 de octubre 2021 | 5:00 am

Banco de México (Banxico) no tiene tanta presión como la que viven otros bancos centrales en Latinoamérica para elevar de manera más acelerada la tasa de interés, pues el gobierno mexicano fue de los pocos países que decidieron no recurrir a la política fiscal (deuda) para apresurar la reactivación económica. 

Cuando el confinamiento llevó a un paro de la actividad económica en 2020, los gobiernos empezaron a inyectar recursos, pero en México no fue así y eso le ha permitido a Banxico a no tener presión para incrementar la tasa de referencia, dijo en entrevista el economista para Latinoamérica de Bloomberg Economics, Felipe Hernández.

Por ello, el ritmo de subir 25 puntos base desde junio para llegar a 4.75% parecen adecuados; en contraste, el banco central de Chile fue más agresivo y aumentó su tasa en 125 puntos base a 2.75%. 

Esto responde a que los estímulos fiscales sobrecalentaron la economía de ese país, pero también le permitieron regresar a los niveles de actividad vistos antes de la pandemia, explicó Hernández.

Las condiciones en Chile son particulares y diferentes de lo que se observa en México. La economía chilena está sobrecalentada, en parte porque el gobierno ha hecho una expansión fiscal bastante agresiva y efectiva

señaló Hernández.

Hasta septiembre, la inflación en México fue de 6% y en Chile de 5.3% anual.

Datos del Fondo Monetario Internacional muestran que el estímulo fiscal en Chile para hacer frente a la crisis representó el 8.2% del PIB en gasto adicional, mientras que en México fue de apenas 0.7% del PIB, de los más bajos a nivel global.

También lee: Gobierno destinó 2.5% del PIB para hacer frente a la crisis, según Ramírez de la O.

Es decir, el gobierno mexicano optó por no inyectar grandes cantidades de dinero y en Chile sí, lo que ha llevado a un aumento más acelerado de los precios y una reacción más rápida para aumentar las tasas en el país sudamericano.

Banxico, con más holgura para enfrentar decisiones de la Fed

Carlos Hernández, analista senior de Masari Casa de Bolsa, coincide en que los incrementos son los adecuados a las circunstancias, pues de ser mayores Banxico reduce dos cosas: el espacio ante la eventual alza de tasas de la Fed y una desaceleración al interior de la economía.

Si Banxico fuera más agresivo tal vez estaría reduciendo dos cosas: la primera es que en 2022, la Fed haga un incremento en la tasa y quemar los cartuchos y como segundo elemento presiones las variables que apenas se están recuperando,

de acuerdo con Carlos Hernández

Uno de los puntos señalados por el subgobernador Gerardo Esquivel —quien votó por mantener la tasa en 4.50%— fue que el aumento podría afectar en rubros como el consumo, inversión, crédito y finanzas públicas; además de que reduce el espacio para cuando la Fed inicie el proceso de normalización de sus tasas. 

También lee: ¿Qué opinan los miembros de Banxico sobre la ‘inflación transitoria?

“Aumentos continuos (a la tasa) podrían interpretarse como señales de que la inflación tiene un carácter permanente”, subrayó Esquivel. 

El caso de otras economías

Al comparar la situación con otras economías como la de Colombia, el estímulo fiscal fue de 4.1% del PIB, pero esto sin llegar a sobrecalentar la economía, por lo que el banco central tampoco tiene encima la presión para aumentar su tasa, que a finales de septiembre pasó de 1.75% a 2%.

La inflación en Colombia hasta septiembre trepó al 4.33%.

“No hay presiones por el lado de una economía sobrecalentada para que el banco central aumente la tasa de interés. La proyección es que van a seguir con esos aumentos graduales, no están angustiados de subirla a una mayor velocidad”, señaló Felipe Hernández. 

Mientras que en Perú, la ayuda fiscal representó el 7.3% del PIB y la diferencia es que en Perú las expectativas sobre la inflación han subido recientemente. El banco central peruano tiene su tasa en 1.50%, con una inflación de 5.23% hasta septiembre. 

El costo para la economía mexicana será una recuperación más lenta, pero con expectativas de inflación controlables y la espera de lo que haga la Fed el próximo año.