26 de mayo 2022 | 10:24 am

Al interior de la junta de gobierno de Banco de México (Banxico), la subgobernadora Irene Espinosa fue el único voto que optó por un alza de 75 puntos base en la tasa de referencia en la última decisión de política monetaria, sin embargo, otro integrante también se pronunció sobre un incremento en esa magnitud, según muestran las minutas publicadas este jueves.

En la decisión anunciada el 12 de mayo, el banco central incrementó la tasa de referencia de 6.50% a 7.0% y la subgobernadora Espinosa Cantellano dio sus razones por las que se tenía que haber subido la tasa hasta 7.25%.

No dejes de leer: Banxico podría apostar por un forward guidance para contener inflación 

La subgobernadora destacó el deterioro en las expectativas de inflación para los próximos cinco trimestres con lo que se acumularon once decisiones al hilo en que las previsiones se ajustan al alza; mientras que las expectativas a largo plazo para se ubicaron por encima de 3.5% y ante la evolución en los precios los ajustes han tenido un efecto limitado sobre la tasa de interés real.

Es indispensable actuar con determinación, firmeza y oportunidad. Aumentar el ritmo de ajuste de la postura monetaria a 75 puntos base es necesario para lograr la convergencia a la meta dentro del horizonte de planeación

dijo Espinosa

Las expectativas de Banxico apuntan a que la inflación convergerá a la meta puntual de 3% a partir del primer trimestre de 2024.

Al actuar con un alza de 75 puntos base, Espinosa refirió que se refuerza “la credibilidad en el compromiso de este instituto central con su mandato prioritario de mantener la estabilidad de precios”.

Integrante también analizó un alza de 75 pb

Otro de los integrantes de la junta también puso en perspectiva las implicaciones sobre un aumento de la tasa en 75 puntos base, aunque finalmente votó por un alza de 50 puntos como el resto de los miembros.

También lee: México se acerca a tasa real positiva y el peso es uno de los más beneficiados

Durante la discusión de política monetaria manifestó que desde 2008 –cuando se instrumentó la tasa de interés interbancaria— solo en nueve de 25 ocasiones se había subido la tasa en 50 puntos base y nunca en 75 puntos.

Incrementar la tasa 75 puntos base sería un mensaje más fuerte del compromiso con el objetivo prioritario. Esta medida disiparía aún más cualquier duda sobre la autonomía y refrendaría la obligación moral con el segmento más vulnerable de la población

expresó este integrante de la junta.

También dijo que de incrementarse en 75 puntos base la tasa se contrarresta el deterioro de las expectativas de mediano plazo y se tendría un mayor efecto en el anclaje de las de largo plazo, no obstante, el alza en esa magnitud hubiera sorprendido al mercado y analistas.

Puedes leer: México se queda a la espera de 30,000 mdp por impuesto mínimo global

Dicho incremento (75puntos base) podría marcar un nuevo ritmo de ajuste, difícil de reducir en el contexto de una inflación elevada, un ciclo de la Reserva Federal muy restrictivo y un ajuste monetario en México que va para largo

añadió este integrante.

Para este integrante, el alza de 50 puntos base ya estaba descontado por el mercado y da tiempo de comunicar la posibilidad de un incremento en el ritmo de ajuste monetario.

Analistas consultados por Citibanamex prevén que la tasa de referencia se ubique al cierre de año en 8.75%.