20 de diciembre 2019 | 5:00 am

Uno de los dos rebeldes de Banco de México ha preferido convertirse en halcón.

En la reunión de política monetaria del banco central del 19 de diciembre, la Junta de Gobierno decidió por mayoría recortar la tasa de interés referencial en 25 puntos base para dejarla en 7.25%.

De acuerdo con el comunicado, solo un integrante votó por disminuir la tasa en 50 puntos base, cuando en las dos reuniones previas habían sido dos quienes votaron por un recorte de 50 puntos: Gerardo Esquivel y Jonathan Heath.

En la reunión del 14 de noviembre, ambos subgobernadores coincidieron en que la postura monetaria era demasiado restrictiva si se considera el ciclo económico, las tasas de interés externas y que la inflación está dentro de la meta de Banxico, pero difirieron en un punto.

El subgobernador Esquivel dijo entonces que, la restricción monetaria ya afectaba al crecimiento y estabilidad financiera; Heath sugirió mantener restricción para que la inflación subyacente converja a la meta.

En noviembre la inflación subyacente, es decir, la que elimina los precios más volátiles y es guía para las decisiones de Banxico, subió 0.22% a una tasa anual de 3.65%, y de acuerdo con Banxico, pese a las ligeras reducciones que ha mostrado mantiene su persistencia.

Mientras tanto, el Banco central justificó este último ajuste con base en los bajos niveles de inflación, la amplitud de las condiciones de holgura de la economía y el comportamiento reciente de las curvas de rendimiento externas e internas locales.

En este escenario, el consenso de los economistas espera que Banxico continúe con los recortes en la tasa a lo largo de 2020.

En nuestra opinión las condiciones de bajo crecimiento y holgura en la demanda agregada persistirán en 2020, permitiendo que Banxico continúe con el ciclo de recortes, aunque de manera gradual y distribuida a lo largo del año

escribieron economistas de Monex.

Los especialistas de Monex estiman que la tasa cerrará 2020 en 6.25%, tras cuatro recortes. Intercam Casa de Bolsa espera que en 2020 la tasa finalice en 6.5%, debido a la importancia que el banco da al contexto de desaceleración local y menores riesgos globales.

La tasa de interés en México es todavía restrictiva y, dada la expectativa de que la inflación subyacente baje lentamente, el lento crecimiento económico y las bajas tasas de interés externas, esperamos que Banxico acerque su postura a territorio ‘neutral’

escribió Alejandro Saldaña, subdirector de análisis económico de Ve por Más. 

Será hasta el 2 de enero de 2020 cuando Banxico publique la minuta correspondiente a la reunión del 19 de diciembre, en la que sabremos si el subgobernador Heath se pasó del lado restrictivo de Banxico, o de los halcones.