fbpx

12 de septiembre 2019 | 7:28 am

El Banco Central Europeo (BCE) rebajó este jueves por primera vez desde marzo de 2016 su tasa de depósito, la que remunera el dinero que depositan los bancos en la institución, una medida para estimular la economía muy esperada por los mercados.

La tasa de depósitos, que ya era negativa, pasó así de -0.40% a -0.50%. Esta rebaja tiene el objetivo de disuadir a los bancos para que no dejen sus excedentes de tesorería en el BCE y alentarlos a prestar dinero a las familias y a las empresas.

En paralelo, el BCE mantuvo sin cambios su tasa de interés principal (0%) y la tasa de facilidad de préstamo (0.25%).

Pero la principal medida es la reactivación del programa de compra de deuda pública y privada a partir del 1 de noviembre, con compras de 20,000 millones de euros mensuales, financiadas con la creación de moneda.

“El Consejo de Gobierno espera que (las compras de bonos) sigan adelante por el tiempo que sea necesario para reforzar el impacto de los estímulos en sus decisiones sobre las tasas, y que éstas finalicen poco antes de que esté listo para empezar a elevar las tasas clave del BCE”, dijo el organismo en un comunicado tras su reunión de política monetaria.

En su reunión de julio, la institución que preside Mario Draghi ya había mostrado su determinación a hacer todo lo posible para estimular la actividad y los precios, con una inflación en la zona del euro alejada del nivel cercano al 2%, que el BCE considera óptimo para la economía.

En pleno descenso de los precios al consumidor y con Alemania acercándose a una recesión que exacerba la baja de la confianza económica, el BCE había prometido ocupar todas sus herramientas para ayudar a la economía del bloque y los mercados sólo se preguntaban sobre el alcance que tendrían los nuevos estímulos.

BCE prevé una “debilidad más prolongada” de la eurozona

El banco central previó una “debilidad más prolongada” de la economía en la zona del euro, indicó en conferencia Draghi, un pronóstico pesimista que explica la serie de medidas de estímulo que adoptó la institución monetaria.

La información que tenemos apunta a una debilidad más prolongada de la economía de la zona euro, a la persistencia de riesgos a la baja y a una presión inflacionaria estable,

dijo Draghi.

Recortan previsiones para PIB e inflación

La entidad además revisó a la baja sus previsiones de crecimiento para la región en 2019 de 1.2 a 1.1%, y para 2020 de 1.4 a 1.2%. Para 2021 la mantuvo en 1.4%

El BCE también ajustó a la baja sus previsiones. Para 2019 pasó de 1.3 a 1.2%, para 2020 bajó de 1.4 a 1% y para 2021 de 1.6 a 1.5%.

Sin embargo, Mario Draghi dijo que los pronósticos más débiles del banco no consideran la posibilidad de que Reino Unido abandone la Unión Europea sin un acuerdo, pese a que han aumentado las probabilidades de un Brexit duro.

Las estimaciones también excluyen el posible impacto de la reciente tensión comercial a nivel mundial, afirmó.

“Este escenario base es (…) relativamente favorable, porque no contiene el caso de un Brexit duro, por ejemplo, cuya probabilidad ha aumentado en los últimos tiempos. Y no contiene algunas de las medidas comerciales (…), al menos, alguna parte de la escalada comercial que ha tenido lugar desde agosto. Entonces, en este relativamente favorable escenario base, hubo una rebaja en la inflación y en las expectativas inflacionarias”, agregó.

Trump critica a la Fed por no bajar tasas tan “rápidamente” como el BCE

El presidente estadounidense, Donald Trump, lamentó en un tuit este jueves que la Reserva Federal no baje las tasas de interés tan rápido como el BCE.

Reaccionando a la disminución de la tasa de depósitos del BCE, Trump afirmó que los responsables europeos “están intentando y teniendo éxito, al despreciar el euro frente al muy fuerte dólar, dañando las exportaciones estadounidenses”. “Y la Fed se sienta y se sienta y se sienta. ¡Les pagan por pedir dinero prestado, mientras nosotros pagamos intereses!”, sostuvo.

Peso avanza frente al dólar tras anuncios

El peso mexicano se aprecia de la mano de otras monedas de la región después de las medidas del BCE.

A las 8:25 horas (tiempo del centro de México), la moneda avanzaba 0.27% a 19.4567 unidades por dólar, de acuerdo con Bloomberg.

“El peso mexicano reacciona de forma muy positiva a los estímulos monetarios del BCE y a las noticias de que EU y China siguen dando pasos para suavizar su conflicto, lo que parece un intento de enfriar la tensión ante su cita negociadora de principios de octubre”, escribieron analistas de CI Banco.

Con información de AFP y Reuters