23 de febrero 2022 | 3:31 pm

Advertisement

Ante el aumento de la tasa de inflación, que actualmente se encuentra en un nivel de 7.07% a enero del 2022, los autos usados se han mostrado como un activo de refugio de valor importante en el mercado, rindiendo más que un plazo fijo, indicó Mercado Libre.

La compañía, a través de un informe del marketplace de autos, estudió la variación de los precios de los vehículos usados en distintos países de la región, teniendo como resultado que durante el último año los vehículos usados se consolidaron como un refugio de valor al tener un mayor rendimiento que un plazo fijo en la banca. 

En México, mientras que la inflación fue de 7.36% al cierre del 2021, el porcentaje en un banco del plazo de tasa fija promedio a un año fue de 5%; así, la variación del precio promedio de los vehículos con una antigüedad menor o igual a los 7 años u 85,000 km fue de 6.59%, superando por casi 1 punto porcentual. 

“Por ejemplo, durante el 2020 los autos usados tuvieron un precio promedio de 426,000 pesos, y en el 2021 aumentó a 454,000 pesos, una diferencia alrededor de 28,000 pesos”, informó Mercado Libre.

Agregó que es claro que los modelos, años de antigüedad y/o kilometraje también influyen, y en el país los modelos con mayor incremento anual en cuanto a la variación de su porcentaje de precio promedio coincidieron ser de la misma armadora: Chevrolet; la SUV Suburban con 74%, la pickup Silverado con 67% y la Chevrolet Tahoe con 64%. 

Sobre los de menor aumento, aunque nada despreciable, se encuentran la Chevrolet Equinox con casi 2%, el Toyota Prius con 8% y la van Gran Caravan de Dodge con 8.6%

indicó.

Te puede interesar: Crisis de semiconductores ‘pega’ a industria aseguradora

Latinoamérica

Por otro lado, de forma regional, algunos países mostraron que el porcentaje de la variación de los precios fue mayor a su inflación anual: 5.6% de inflación contra 33% de variación en Colombia; 10% contra 28% en Brasil; y 7.9% contra 19% en Uruguay.

En Argentina los porcentajes de variación fueron menores a su inflación; sin embargo, al ser el país con la inflación más elevada, el porcentaje de variación también mostró ser competitivo: 50% de inflación sobre 41% de variación. 

Crédito a seminuevos en México

Bajo ese contexto, Banco Santander México y Caranty, marketplace de compraventa directa de vehículos seminuevos entre particulares, presentaron ‘Caranty Credit’, un esquema de financiamiento para los particulares que deseen vender o comprar un seminuevo directamente a otro particular.

A través de un comunicado, Santander informó que 80% de las aproximadamente 8 millones de operaciones anuales de compraventa de seminuevos en México se dan directamente entre particulares. 

Te puede interesar: Venta de autos cae 3.8% anual en enero y liga cinco meses en ‘reversa’

Julio Ascorve Zermeño, Director Ejecutivo de Financiamiento Automotriz en Santander México afirmó que abrir el crédito bancario para comprar un auto seminuevo entre particulares es la respuesta que hacía falta en el mercado para atender a millones de mexicanos que cada año buscan un auto.

Ahora, con esta alianza histórica entre Santander México y Caranty, estamos generando nuevas posibilidades para ese 80% de las compraventas de seminuevos que no había tenido hasta hoy el acceso a un crédito con todas las garantías

señaló Miguel Bulnes, CEO de Caranty.

Inflación y venta de autos en México

No obstante, la escasez de semiconductores y las presiones inflacionarias que se viven a nivel global auguran un camino largo para el sector automotriz, pues no solo se verá frenada la producción, sino también la venta de autos en México.

Para el presidente ejecutivo de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), Guillermo Rosales Zárate, el sector automotriz mexicano recuperará los niveles de producción y ventas prepandémicos hasta el 2024. 

Te puede interesar: Escasez de semiconductores evidencia falta de oferta y manufactura especializada

La industria se vio afectada por una atípica demanda de semiconductores, uno de los principales componentes de los autos, computadoras, tablets y otros dispositivos, que con el confinamiento por la pandemia, se elevó su demanda y generó escasez en el mercado de chips. 

El presidente de la AMDA comentó que estiman que la crisis continúe por lo menos en el primer semestre de 2022 y que, por si fuera poco, consideran que la alta inflación registrada en el país y el alza de las tasas de Banco de México (Banxico) “golpearán” aún más a la industria.

Con información de Miguel Moscosa y Diego Aguilar