23 de julio 2019 | 4:38 pm

En desarrollo económico, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere tener otros datos.

El mandatario descalificó al Fondo Monetario Internacional (FMI) este martes luego de que el organismo recortara su previsión de expansión para la economía mexicana en 2019.

La revisión a la baja se suma al pesimismo mostrado por otros organismos y grupos de análisis, que también han reducido sus previsiones en medio de un contexto complejo para la economía nacional.

Convoco a los del Fondo Monetario Internacional, a los expertos (…) a que veamos si es lo mismo crecimiento que desarrollo, porque nosotros ya no vamos a utilizar solo como parámetro el crecimiento,

reiteró en su conferencia matutina.

Cada vez que tiene oportunidad, López Obrador hace la distinción entre crecimiento y desarrollo y sostiene que su gobierno se enfocará en el segundo. 

“Porque crecimiento es que se genere riqueza, pero puede ser que ese crecimiento signifique solo acumulación de riqueza en unos cuantos”, agregó este martes en la conferencia.

Crecimiento vs desarrollo

El titular del Ejecutivo federal ha insistido en que para evaluar el desarrollo económico se tienen que considerar factores como el nivel salarial, el empleo, la distribución de la riqueza, así como el acceso a la educación, salud, vivienda y cultura. 

El planteamiento de López Obrador no es nuevo. Gobiernos y especialistas han trabajado en el desarrollo de instrumentos que ayuden a evaluar mejor la salud económica de las naciones.  

Para medir el crecimiento generalmente se emplea el Producto Interno Bruto (PIB), un indicador que suma el valor de todos los bienes y servicios producidos en determinado tiempo en un país.

Sin embargo, el indicador creado en el primera mitad del siglo pasado deja fuera elementos como la calidad de vida o el nivel educativo, que sí son tomados en cuenta por el ‘desarrollo económico’, que está más ligado al concepto de bienestar.

¿Y entonces qué otros indicadores hay?

El Better Life Index desarrollado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) toma en cuenta factores como: vivienda, ingresos, empleo, comunidad, educación, medio ambiente, compromiso cívico, salud, satisfacción de vida, seguridad, y balance vida y trabajo.

En donde mejor le fue a México en 2017 fue en compromiso cívico, con una calificación de 6.9 en una escala de 0 a 10, mientras que ingresos fue el rubro en el que peor le fue con 0.6, según las cifras más recientes de la OCDE.

El PIB es una buena medida y está destinado a medir ciertas cosas, pero qué pasa con la sociedad. La ambición es ir más allá del PIB (…) para responder a la desigualdad,

indicó el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, en enero pasado.

El Banco Mundial (BM) propone el Índice de Capital Humano para medir la economía con base en resultados en materia de educación y salud, principalmente.

“La medición genera información acerca de lo que da resultado y del destino que debe darse a los recursos”, indica la entidad. 

El organismo considera importante invertir en capital humano porque promueve la acción, y a nivel mundial permite determinar las diferencias entre países e impulsa la inversión en las personas.

En 2018, México ocupó el lugar 64 de 157 países estudiados, con un puntaje de 0.61 de un rango entre cero y uno.

La Organización de las Naciones Unidas tiene el Índice de Desarrollo Humano (IDH), que mide el progreso de un país en tres dimensiones básicas: disfrutar de una vida larga y saludable, acceso a educación y un nivel de vida digno basado en ingresos.

En 2017 México se ubicó en el lugar 74 de 189 países -misma posición que en 2016- con un puntaje de 0.774, de acuerdo con el reporte publicado en 2018.

México se ubicó por detrás de países como Cuba, Irán y Kuwait.

El informe mundial sobre la felicidad 2019, reporta que el país se ubica en la posición 23, de un total de 156 países listados.

Algunos de los países que han ensayado otras mediciones

En Nueva Zelanda buscan ir más allá del PIB. El gobierno que encabeza la primera ministra Jacinda Arcen ha indicado que el crecimiento de la economía no se traduce necesariamente en bienestar de la población.

Además del tradicional indicador, el país de Oceanía ha adoptado un índice de bienestar que prioriza la mejora en la calidad de vida frente a indicadores económicos.

Nadie quiere vivir en un país donde, a pesar de un fuerte crecimiento económico, hay familias sin hogar y el medio ambiente se degrada con rapidez, o las personas con salud mental no reciben el trato que necesitan,

afirmó en mayo pasado Jacinda Arcen. 

Como parte de ese nuevo enfoque, el día 30 de ese mes el gobierno publicó su primer Presupuesto del Bienestar, que se enfoca en gastos sociales para ayudar a la población más vulnerable.

Para la elaboración de ese presupuesto, el Estado usó una herramienta conocida como ‘Marco de los estándares de vida’, basada en elementos cualitativos como identidad cultural, medio, vivienda, ingresos, consumo y conexiones sociales.

Emiratos Árabes Unidos tiene un ‘Ministerio de la Felicidad’ con el que busca generar bondad social y valores.

La creación en 2016 del ministerio se dio tras dos décadas de altas tasas de crecimiento económico.

Queremos un gobierno joven y flexible que sea capaz de cumplir con las aspiraciones y objetivos de la población,

dijo el primer ministro del país árabe, Mohamed bin Rashid Al Maktum ese año.

En 2008, Bután introdujo el índice de felicidad nacional para que sirviera como guía de la política de su gobierno. La herramienta incluye elementos como salud mental, estándares de vida y vitalidad de la comunidad.

Además, el exprimer ministro británico David Cameron y el expresidente francés Nicolás Sarkozy abogaron en su momento por priorizar como criterio el bienestar frente al PIB.