actividad_industrial

11 de agosto 2022 | 6:53 am

Advertisement

La fase recesiva que vive Estados Unidos afectó a la industria mexicana durante de junio pasado, siendo la manufactura nacional la más afectada por la caída de la economía más grande del mundo.

De acuerdo con datos desestacionalizados del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), la actividad industrial del país, que se integra por cuatro grandes sectores, registró un crecimiento marginal de 0.06% en el sexto mes del 2022, respecto a mayo pasado.


Te puede interesar: Sector agropecuario absorbe más agua que las industrias refresqueras y cerveceras

Esta variación significó registrar el peor resultado en los últimos cuatro meses, producto de las disminuciones en manufactura de 0.05% y generación, transmisión y distribución de energía eléctrica, suministro de agua y de gas por ductos al consumidor final de 1.00%.

Aunque destacan los crecimientos en los sectores de la minería en 2.13% y, particularmente, de la construcción en 0.32%, una de las ramas económicas más lastimadas por la pandemia.

Manufactura no carbura 

El foco de atención está en la manufactura, al ser el motor económico de México; su caída en julio se debe a que solamente seis de 21 industrias crecieron:

  • Prendas de vestir (10.89%)
  • Equipo de computación, comunicación, medición y de otros equipos, componentes y accesorios electrónicos (3.59%)
  • Plástico y hule (0.98%)
  • Industria alimentaria (0.89%)
  • Insumos y acabados textiles (0.63%)
  • Industria de la madera (0.53%)

Además, se suma la disminución de 1.10% del subsector más importante: fabricación de equipo de transporte.

El rezago manufacturero se explica por la situación de Estados Unidos, cuyo PIB se contrajo 0.9% a tasa anualizada en el segundo trimestre, como primera estimación, la segunda baja consecutiva (1.6% en el primer trimestre), dando como resultado una fase recesiva.

En el ámbito local influyeron las presiones inflacionarias, el incremento en las tasas de interés y la incertidumbre económica que impactan en el gasto de los hogares y la inversión de las empresas.

La dinámica industrial dependerá de la recuperación del consumo de bienes a nivel doméstico y en los Estados Unidos.