3 de abril 2021 | 5:00 am

Por: Juan Ignacio Corcuera*

En publicaciones anteriores he comentado sobre la creciente demanda por instrumentos de inversión con un enfoque sostenible. En su mayoría me he concentrado en explicar las distintas maneras para elaborar un portafolio de renta variable con un enfoque ESG. Sin embargo, me voy a concentrar en comentar dos iniciativas con este enfoque, muy interesantes en el mercado de renta fija.

Era de esperarse que ante el creciente apetito de los inversionistas por instrumentos con un enfoque sostenible toda clase de activo comenzara a innovar e implementar soluciones con este enfoque. Por lo que, vale la pena mencionar y estar pendientes de estas nuevas alternativas que, además de traer grandes beneficios para el desarrollo global, pueden otorgar retornos interesantes para los inversionistas.

La primera iniciativa que me gustaría mencionar fue la que llevó a cabo la Secretaría de Hacienda y Crédito Público hace un par de meses. En septiembre 2020, México se convirtió en el primer país en emitir un bono soberano sustentable, por 750 millones de euros, vinculado a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU.

Con los recursos obtenidos con este vehículo, México podrá financiar proyectos sostenibles vinculados a los ODS de la ONU. El instrumento tiene un plazo de siete años y ofrece una tasa de rendimiento de 1.35%.

Aunque la emisión ha sido cuestionada por varios, quienes dudan la calificación de ESG que tiene el bono, desde mi punto de vista es una muy buena iniciativa que debemos de celebrar y espero continúen trabajando en esta línea.

En los últimos días han publicado otra iniciativa sumamente interesante en África. El Banco Mundial venderá un bono diseñado para proteger a las especies de rinoceronte negro de Sudáfrica.

El bono tiene una duración de cinco años y espera recaudar alrededor de 45 millones de dólares. Se trata del primer bono de conservación de vida salvaje, es un bono atípico que no paga un cupón anual, el premio más bien está en base con la tasa de crecimiento de la población anual del rinoceronte negro durante los cinco años de vida del bono.

El premio será pagado por la Global Enviromental Facility, quienes acordaron regresarle a los inversionistas su capital al finalizar los 5 años y esperarán el resultado del crecimiento de los rinocerontes para determinar la tasa, ésta está topada a 4%.

Esta innovadora estructura fue elaborada por Credit Suisse, quienes comentaron que esperan que sea un éxito, para así poder probarla después con otras especies. La gran ventaja de este tipo de instrumentos es que no están estructurados únicamente como un donativo, como antes trabajaban las organizaciones para poder continuar trabajando, sino que al ofrecer un premio, se convierte en un instrumento sumamente atractivo para los inversionistas.

Asimismo, el ligar al premio con el éxito del proyecto sin duda llevará a los inversionistas a darle seguimiento, y seguir realizando esfuerzos para lograr el éxito del proyecto.

Éstos son simplemente dos ejemplos de las nuevas estrategias responsables que se están llevando a cabo dentro de la clase de activos de renta fija. En la siguiente publicación escribiré sobre cómo invertir en instrumentos de esta clase de activo con un enfoque sostenible, para que así puedas tener en tu portafolio estrategias socialmente responsables y que además te generarán rendimientos atractivos.

*Juan Ignacio Corcuera se desempeña como analista de Gestión Patrimonial en Grupo Bursátil Mexicano (GBM), en donde analiza activamente el mercado para encontrar oportunidades e implementar estrategias de inversión para potenciar el ahorro de los mexicanos y ayudarlos a llevar a cabo la transición de ahorradores a inversionistas.

Twitter: @IgnacioCorc

Este texto es un blog de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.

Más entradas de este blog

2021, el año para apostar por los ETF de energía renovable

ESGMEX, un ETF en el mercado mexicano para inversionistas socialmente responsables

Los primeros pasos para invertir

¿Cómo ser un inversionista socialmente responsable?