fbpx
WeWork latinoamerica

23 de octubre 2019 | 1:37 pm

WeWork está considerando retirarse de al menos tres regiones en las que tiene presencia: China, India y gran parte de Latinoamérica para concentrarse solamente en Estados Unidos, Europa y Japón, reveló un artículo publicado por el Financial Times este miércoles.

El diario británico no da más detalles de la posible retirada de estos mercados, pero menciona las palabras de Marcelo Claure, el ejecutivo de SoftBank nombrado como presidente ejecutivo de la empresa, en un memorándum enviado a los empleados.

“Sí, habrá recortes – no sé cuántos- y sí, tendremos que achicar el negocio para alcanzar flujo de efectivo positivo y rentabilidad”, dice el escrito visto por el Financial Times.

Claure asumió el rol de la empresa creada por Adam Neumann tras el anuncio del rescate por parte del fondo de inversión, que ahora controla una tercera parte de We Work.

WeWork inició operaciones primero en Nueva York, en 2010, luego en San Francisco, Los Ángeles, Boston y Seattle. En 2014 comenzó la expansión internacional a ciudades de todo el mundo, empezando por Londres, Tel Aviv, y en 2016, aterrizó en Asia y Latinoamérica, abriendo sus puertas en Shanghai y Ciudad de México,respectivamente.

Hasta ahora tiene 28 ubicaciones en México, en CDMX, Monterrey y Guadalajara, con lo que suma alrededor de 40,000 miembros, de acuerdo con datos de la empresa.

El diario agrega que WeWork planea recortar alrededor de 4,000 puestos de trabajo, la mayoría relacionados a servicios de limpieza, que pasarían a manos de empresas de outsourcing, según información del diario obtenida por fuentes cercanas a la situación.

El CEO buscó a WeWork México, pero la compañía prefirió no hacer ningún posicionamiento al respecto.

¿Qué pasa si WeWork cierra en México?

La incertidumbre por el futuro de Wework se da en un momento cumbre para el desarrollo de espacios corporativos colaborativos (coworking). En 2009, el inventario era de 1,000 metros cuadrados, mientras que al cierre del primer semestre de 2019 se contabilizaron 405,000 metros cuadrados.

Estos se concentran en CDMX y zona metropolitana, Guadalajara y Monterrey. Además, la expectativa es que este segmento continúe en expansión, pues se espera que 2019 cierre con más de 450,000 metros cuadrados.

En la Ciudad de México, WeWork opera 65% de los metros cuadrados existentes de espacios de coworking, de acuerdo con la plataforma inmobiliaria Solili. El resto del inventario existente se los reparten otros cuatro operadores, entre ellos Regus.

El impacto ante una posible salida de WeCompany  -matriz de WeWork- del país es algo incierto, porque es pronto para saber si amerita algún cambio dentro de la estrategia de expansión de la compañía. “Todavía hay elementos a generales a considerar, además de que la empresa genera proyectos a largo plazo”, dijo Pablo López, director de investigación de Solili.

“Los desarrolladores no están pensando en un usuario u operador final. Están pensando en espacios de oficinas y desarrollan en función de la calidad de un centro de negocios, a partir de eso determinan si destinan para coworking un piso o un edificio completo”, comentó a EL CEO Ami Henderson, vicepresidenta de CBRE México.

Uno de los principales afectados en ese segmento en particular sería Fibra Uno (FUNO), que a finales de 2018 anunció un acuerdo con WeWork para dedicarle 100,000 metros cuadrados a ocuparse a finales de 2021, con lo cual duplicaría su presencia dentro de los activos de la Fibra. Una de las nuevas ubicaciones se encuentra en Midtwon Jalisco.  

Sin embargo, el acuerdo con WeWork representa para la fibra el 0.1% de su negocio en general.

Pero los directivos de la Fibra dicen no estar preocupados, “aunque nos mantenemos alerta de cualquier eventualidad”, señalaron en llamada con analistas tras la presentación de su reporte del tercer trimestre de 2019. Estas son las razones que enlistan.

El retraso de la salida a bolsa de WeCompany, que comenzó una avalancha de dramas al interior de la compañía, entre valor de mercado y controles internos, destapó el riesgo de la empresa, que tiene compromisos de deuda por más de 40,000 millones de dólares, algo que podría dejar a la empresa sin dinero el próximo mes, según analistas.

Esto podría resultar en la falta de pagos de trabajadores o en el incumplimiento de contratos de arrendamiento. Aunque eso ocurre a nivel global, a escala local la empresa tiene una ventaja, pues genera un ente comercial con cada ubicación, indica Eugenio Perea, venture partner del fondo de inversión Magma Partners.

“Así en lugar de establecerse un contrato con WeWork o WeCompany se realiza con el nombre de cada ubicación, por ejemplo el edificio de Varsovia 36”, la primera ubicación de We Work en México y Latinoamérica, dijo el analista.