28 de mayo 2021 | 5:00 am

El Fondo Nacional de Turismo (Fonatur) eligió ya al consorcio ganador para el material rodante del Tren Maya. Los trenes tendrán restaurantes, cafeterías, camarotes para viajes nocturnos, entre otras características.

El consorcio ganador es el integrado por Bombardier, Alstom, Gami, Construcciones Urales, y Construcciones Urales Procesos Industriales con una propuesta de 36,563.7 millones de pesos. De acuerdo con los anexos de la licitación, el monto se pagarán con cargo al presupuesto aprobado para los ejercicio fiscales de 2021, y los aprobados de 2022 a 2029.

Bombardier será el encargado de la fabricación de los trenes y vagones, Alstom de la infraestructura electromecánica mientras que las constructoras se harán cargo de los talleres y cocheras para el resguardo de los trenes, trabajos incluidos dentro de la licitación, dijo en entrevista Rogelio Jiménez Pons, titular de Fonatur.

Los trenes

De acuerdo con los anexos de la licitación, la compra incluye 43 trenes duales, es decir de diésel y eléctricos. Del total del material rodante, el 72% será fabricado en México y el porcentaje restante importado de Europa y de Canadá.

Según las condiciones técnicas establecidas por Fonatur, los trenes deberán tener habilitados dos sistemas de comunicación, uno al interior del tren y la posibilidad de conectarse a wifi desde los talleres y las cocheras y en las zonas donde exista recepción.

Además de un sistema de vigilancia de cámaras exteriores, a los costados de los coches y cámaras al interior del vehículo, además de sistemas de interfonía y voceo.

Se considera que tengan una velocidad máxima de 160 kilómetros por hora aunque para el periodo de pruebas se realizará a una velocidad un 10% superior, sin que eso implique daños o degradaciones a los trenes.

Otra de las especificaciones es que deben poder circular bajo altas temperaturas y precipitaciones intensas debido a las condiciones climatológicas de la zona. Se especifica que los trenes deberán poder circular a velocidad reducida, “en casos excepcionales, por vías inundadas” con un nivel de agua aproximado de 100 mm sobre la cabeza del riel. También deberán estar adaptados para mitigar incendios y evitar “empotre” en caso de colisión.

Para los pasajeros

Las especificaciones indican que deberán tener capacidad para al menos 225 plazas sentadas de viajeros y en doble composición deberán garantizar 450 plazas sentadas.

Los asientos deberán tener bandejas de portaequipaje, puertos de carga para dispositivos electrónicos, sistemas de entretenimiento con pantallas, equipos de videovigilancia y red wifi además de que se incluirán elementos informativos en ventanas, costados, puertas, entre otros. Aunque no se contempla una zona específica para bicicletas, las puertas de acceso deberán estar diseñadas con espacio suficiente como para colocar bicicletas o patines eléctricos. Mientras que en los pasillos podrán circular carriolas y similares.

El diseño

El diseño del proyecto está a cargo de Xavier Allard Director de Design & Styling en Alstom. Una presentación de su propuesta obtenida por EL CEO indica que la fachada exterior de los trenes está inspirada en el jaguar, además cuenta con tres tipos de trenes: estándar, larga distancia, restaurante, cada uno representado por un animal icónico de la región.

Xinbal es el tren estándar tendrá entre cuatro y siete coches, la zona primera clase tendrá tres filas de asientos, en el formato clase turista serán cuatro asientos encontrados con mesas plegables. Además contará con una cafetería.

Hanal es el tren restaurante, tendrá mesas hasta de cuatro plazas. De acuerdo con la presentación, el diseño interior está basado en la obra del arquitecto mexicano Luis Barragán.

El tercero es P’tal, que es el tren de larga distancia y tendrá la opción de pasar la noche en las butacas o camarotes. Los camarotes son adaptables, en el modo día pueden ser usados como asientos que por la noche pueden cambiar su configuración a literas y tendrán cabinas de baño con regadera individuales. P’tal también contará con asientos simples, es decir fuera de cabina y una cafetería.

La firma del contrato se realizará el 9 de junio y a partir de esa fecha comenzará la construcción del material, así como la supervisión de seguridad. Hasta el momento se desconoce el costo que tendrá el recorrido.

El proyecto, según Jiménez Pons, lleva un retraso de aproximadamente cuatro meses debido a las tormentas tropicales y los huracanes que han impactado la zona, además de los cambios en el trazo que se han generado por hallazgos de vestigios arqueológicos. De acuerdo con el funcionario hasta el momento se han encontrado más de 6000 piezas que analiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia.