fbpx

26 de febrero 2019 | 2:12 pm

El programa ‘Responsabilidad Compartida’, anunciado recientemente por el Infonavit para apoyar a los trabajadores cambiando a pesos sus créditos denominados en salarios mínimos, fue recibido con interés: según la dependencia, 700,272 personas han buscado información al respecto.

El objetivo total del sexenio será reestructurar la deuda de 750,000 beneficiarios.

A tres semanas de la presentación del programa, el Instituto ya ha identificado un universo elegible de 52,392 beneficiarios que cumplen con los requisitos, quienes podrán ser atendidos a partir de marzo.

Según datos del Infonavit, las entidades que concentran mayor número de acreditados elegibles son la Zona Metropolitana del Valle de México, Nuevo León, Jalisco y Chihuahua.

“Esto responde a la propia dinámica del mercado laboral formal” es decir que hay una mayor colocación en las entidades con mayores índices de empeño formal, explicó a EL CEO el director general del instituto, Carlos Martínez.

Continúan con ahorros

Durante su conferencia mensual, funcionarios del Infonavit destacaron que se encuentran cerca de alcanzar la meta de ahorro de 2,000 millones de pesos.

Hasta el momento, mediante la reducción de gastos en material y gastos operativos, han logrado ahorros por 1,200 millones de pesos.

Además anunciaron el retiro voluntario de dos pantallas publicitarias instaladas sobre la fachada del inmueble, cuya adquisición e instalación costó 11.1 millones de pesos.

Aún no se ha definido el destino final de dichas pantallas, aunque han evaluado la desincorporación de los bienes.

Sobre el amparo interpuesto ante la Auditoría Superior de la Federación (ASF) para evitar que audite los recursos del Infonavit, el director del instituto declaró que se trató de una acción de la previa administración.

El funcionario detalló que ya ha hablado con los miembros del consejo para poder establecer un diálogo abierto con la Auditoría a fin de transparentar el ejercicio del Instituto.

Un tribunal colegiado determinó que la ASF solo podía auditar los recursos provenientes del Presupuesto de la Federación, pero el Infonavit no recibe recursos del estado, sino de las aportaciones patronales y de los trabajadores.