fbpx

6 de febrero 2019 | 5:00 am

Oficinas de ensueño, prestaciones destacadas, un buen ambiente laboral y, sobre todo, mejor paga que otras tecnológicas, este es el resumen de lo que hoy es Airbnb.

Fundada en 2008, se convirtió en una de la compañías que busca seducir al talento con incentivos. Una de los más relevantes es el sueldo de los ingenieros de software.

Según Paysa, plataforma que permite comparar sueldos de compañías de tecnología, los ingenieros allí pueden recibir al año hasta 277,000 dólares, un ingreso mayor al que se ofrece en compañías como Lyft o Netflix.

¿Pero qué tan complicado es seducir a Airbnb?

El mexicano Jeduan Cornejo se desempeña como ingeniero de software en Airbnb desde 2017, en donde colabora con el equipo de Search Experience, encargado de trabajar en la experiencia de búsqueda de casas en el sitio web de la tecnológica. 

Para su ingreso, Cornejo pasó alrededor de 360 minutos en ocho entrevistas, de las cuales dos fueron por teléfono y otras seis presenciales; cuatro de ellas prácticas.

“Digamos que este es el filtro normal de una empresa mediana de Silicon de Valley”, señaló el ingeniero.

En otras palabras es bastante difícil.

Oficinas centrales de Airbnb. (Cortesía)

Sin embargo, Cornejo señaló que en su proceso tuvo ventajas frente a otros candidatos.

Si bien las ofertas de empleo de la compañía son públicas, el CV del ingeniero mexicano llegó por recomendación.

En Airbnb, y varias empresas de Silicon Valley, se maneja una modalidad que permite atraer talento. Si un miembro dentro de la empresa recomienda a alguien y el candidato logra obtener el puesto, la persona que recomendó recibe un bono. En el caso de Airbnb es de 5,000 dólares.

“Los procesos son los mismos, pero bajo recomendación es más fácil que consideren tu CV”, agregó.

Un buen sueldo pero una vida más cara

Algunos ingenieros de Airbnb tendrían una compensación anual de poco más de 5 millones de pesos, lo que representa 42 veces más de lo que un ingeniero en México gana en promedio, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO).

Pero Cornejo resaltó un par de cosas en relación a lo que perciben los ingenieros en Silicon Valley.

Oficinas Airbnb. (Cortesía)

Primero, el monto que se menciona se trata de una compensación anual, en la cual, por ejemplo, una cuarta parte de eso corresponde a las acciones que se le otorga a los trabajadores.

Además de que vivir en San Francisco resulta ser más caro. “Yo pago cuatro veces más de renta de lo que pagaba en la Ciudad de México”, reveló Cornejo.