fbpx

10 de octubre 2018 | 2:03 pm

Todo apunta a que Tesla tendrá un mejor tercer trimestre que su fundador y CEO Elon Musk.

Luego de haber enfrentado problemas de producción y retrasos en las entregas, el fabricante de vehículos eléctricos retomaría un buen ritmo de ventas en el tercer cuarto del año, de acuerdo con estimaciones de analistas.

Según Seeking Alpha, la empresa que fundó Musk habría alcanzado una producción récord de 80,500 vehículos entre julio y septiembre. La firma estima que se habrían fabricado un total de  25,500 Model S y X y 55,000 Model 3.

El portal especializado Electrek prevé también una producción de 80,000 vehículos para el tercer trimestre.

De igual forma, las entregas serían satisfactorias para Tesla.

Un ejemplo de lo anterior son solo las entregas del Model 3, que hoy se consolida como el quinto sedán más vendido en Estados Unidos, de acuerdo con Bloomberg.

De julio a septiembre, Tesla habría entregado 55,800 unidades de su vehículo más accesible, por arriba de modelos como el Nissan Sentra, Hyundai Elantra, Nissan Altima, Ford Fusion y el Chevrolet Cruze. El Model 3 es el único auto eléctrico en el listado de los más vendidos.

La firma ValueAnalyst prevé que las entregas del Model 3 sean de 57,500; 14,000 del Model X y 13,000 del Model S para el el tercer trimestre.

Nuestras estimaciones de entregas son ligeramente superiores a las de producción, ya que esperamos que Tesla haya resuelto en gran medida sus cuellos de botella en la entrega durante el tercer trimestre

informó en un reporte ValueAnalyst.

Un trimestre para olvidar

En el caso contrario, Musk cerrará uno de sus peores trimestres. El CEO de la compañía enfrentó  escándalo tras escándalo.

Una de los resbalones de Musk se dio el pasado 7 de agosto, cuando utilizó su cuenta en Twitter para mencionar que la compañía tenía los recursos necesarios para abandonar el mercado bursátil.

El tuit provocó que el precio en las acciones de Tesla cerrarán ese día con un aumento de 11%. 

A finales de septiembre, la SEC notificó a Musk de una multa de 20 millones de dólares y su salida de la presidencia de Tesla por compartir información “falsa y engañosa”.

También en septiembre, el fundador de la fabricante de autos dijo a The New York Times que estaba bajo estrés emocional. La declaración hizo que las acciones de Tesla cayeran 9% y la empresa perdiera 5,000 millones de dólares en su valor de capitalización. 

Otros sucesos han hecho que Musk esté bajo presión durante el trimestre. Uno de ellos es el anuncio del Fondo Soberano Saudí que invirtió en Lucid Motors, considerado el principal competidor de Tesla.

Más recientemente, la subida de 22% en el precio de los papeles de Nio, el fabricante chino de coches eléctricos, luego de que Baillie Gifford & Co. (el mayor inversor de Tesla) se hiciera del 11.4% de participación dentro de la compañía.