Reconocimiento facial para frenar robo de identidad

19 de octubre 2020 | 5:00 am

La mañana transcurría con normalidad hasta que Martina, quien pidió cambiar su nombre por seguridad, intentó acceder a su banca móvil de BBVA para pagar la mensualidad de su tarjeta de crédito que vencía ese día. Ir a una sucursal no era una opción, debido a que no quería correr el riesgo de salir de casa por el COVID-19.

La app le pedía registrar su rostro para poder acceder. No le daba la opción de elegir si quería o no hacerlo. Si no lo hacía, no podía acceder a pagar su mensualidad, lo cual le generaría cobro de intereses.

Al sentirse presionada, accedió a registrar su rostro sin estar completamente convencida de hacerlo. El proceso le generó desconfianza y dudas de qué podría pasar con el registro de su rostro en manos de una empresa privada.

Así como Martina, existen decenas de usuarios que no están de acuerdo en otorgarle su registro facial a BBVA, que a través de Twitter han expresado su inconformidad con el procedimiento que pide la institución para poder continuar usando la app. Ellos lo consideran innecesario e invasivo.

BBVA respondió a EL CEO que se encuentra enrolando a sus clientes con el biométrico facial para reforzar la seguridad en la app. 

Para BBVA México la prioridad es la seguridad de sus clientes en la interacción diaria con sus finanzas. En ese sentido actualmente se encuentra enrolando a los clientes con el biométrico facial dentro de su aplicación BBVA México. Este biométrico se utilizará para transacciones que requieran un mayor nivel de seguridad como la reactivación de servicio cuando cambias de celular. Para el ingreso a la app el usuario podrá seguir utilizando su clave habitual

 respondió BBVA

Sin embargo, especialistas coinciden en que esta medida es excesiva, invasiva e innecesaria para frenar el robo de identidad. 

Diego García Ricci, coordinador de la Especialidad en Transparencia, Rendición de Cuentas y Combate a la Corrupción de la IBERO, comentó a EL CEO que es sumamente comprensible que los usuarios se sientan incómodos al pedirles que hagan un registro de su rostro. 

Debemos entender que no es necesario ni relevante estar solicitando a los usuarios los métodos de reconocimiento facial para poder proporcionarle servicios bancarios. Es sumamente excesivo. Una cuestión es que nuestro rostro siempre se identifica en el espacio público y otra cosa es dejar un registro en una institución

  García Ricci

BBVA explicó que el biométrico facial, una vez registrado, solo se requerirá cuando se inicie sesión en un nuevo dispositivo y mientras tanto se seguirá accediendo vía contraseña. Sin embargo, el catedrático García comentó que el problema no es cuántas veces lo pidan, sino que lo pidan. 

“Por qué el banco necesita hacer una base de datos con los rostros de los mexicanos y mexicanos que tienen su cuenta bancaria con esa institución. En ningún otro país lo piden”, dijo García Ricci.

¿Solicitar biométrico facial es legal?

De acuerdo con Juan Luis Hernández Conde, socio fundador del despacho de abogados Novus Concilium, no es ilegal que BBVA solicite el registro facial de los usuarios, pero hay ciertos riesgos por el uso de una tecnología que aún está en desarrollo.

Si el banco decide hacerlo y recaba esos datos personales de usuarios, debe cumplir con la Ley de Protección de Datos Personales en posesión de particulares, la cual pide que los datos personales sean proporcionales y que sean adecuados para la finalidad que se están usando

En marzo culminó el  plazo para el requerimientos de biométricos en las instituciones bancarias del país, después de tres años de prórrogas. Los bancos deben cumplir con los cambios de la Circular Única de Bancos para combatir el robo de identidad dentro del sector. 

Ahora, a las personas que soliciten abrir una cuenta o un crédito mediante un biométrico, se les pedirá principalmente la huella dactilar y más adelante el iris, el rostro y voz, verificando con la base del Instituto Nacional Electoral. 

Sin embargo, pese a la existencia de leyes que protegen los datos personales de los mexicanos, el profesor García Ricci comentó que hay fugas de información y vulnerabilidad que podrían poner en peligro esa información. 

“Los usuarios deben estar conscientes que son sus rostros y se están quedado registrados en una base de datos que no sabemos qué pueden hacer con ella. Hay leyes de protección de datos, pero también lo cierto es que hay fugas de información y hay muchas vulneraciones a la seguridad”, dijo García Ricci.

Juan Luis también coincide en que BBVA, al cumplir con la Ley Federal de Protección de Datos en Posesión de Particulares, debe vigilar que los datos que está usando son necesarios y adecuados para los fines que persigue.

Derechos ARCO, vía para no realizar reconocimiento facial

Los usuarios que están en desacuerdo con la medida tienen la posibilidad de acudir a BBVA para determinar si se cumple el principio de proporcionalidad. 

Podrían ir con BBVA y formular el derecho de oposición al tratamiento de sus datos personales que es uno de los derechos ARCO que tenemos en la ley y el banco está obligado a darle trámite a esos derechos arco o irse con el INAI a iniciar el procedimiento de protección de derechos en caso de que el banco no acceda al derecho de oposición

 Hernández Conde

Como titular de nuestros datos personales, tenemos derecho a acceder a ellos, rectificarlos, solicitar que se eliminen o cancelen, así como a oponernos a su uso, a través de los derechos ARCO, reconocidos en la Constitución, de acuerdo con el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y de Protección de Datos Personales (INAI).

En caso de que los usuarios ejerzan sus derechos ARCO, según Hernández Conde, BBVA debería justificar que el uso es proporcional y el INAI tendría que analizar los datos y hechos específicos de este caso: fines que persigue BBVA, la tecnología que usa, si es que existe o no otra tecnología que tenga implementada para que el INAI determine o no la proporcionalidad de los datos.

Hernández Conde comentó que hay elementos para considerar que se viola el principio de proporcionalidad, pero también el banco tiene elementos para argumentar que el objetivo que ellos persiguen es identificar al cliente y prevenir el robo de identidad con el reconocimiento facial. 

Es importante que alcemos la voz y digamos que se pueden llevar a cabo los mismos procedimientos de servicios financieros sin necesidad de tomar medidas tan invasivas”, agregó García Ricci.