fbpx

30 de noviembre 2018 | 5:00 am

Norman Müller y René Serrano están de vuelta después de que vendieron Fondeadora a Kickstarter, la plataforma más grande de crowdfunding.

Müller y Serrano buscan repetir el exitoso camino que tuvieron con su primer empresa. La nueva apuesta de estos dos emprendedores es Fondeadora Banco, que busca convertirse en el primer banco completamente digital del país.

Para dar el primer gran paso, Fondeadora Banco está recurriendo al levantamiento de capital, —al menos dos millones de pesos— a través de equity crowdfunding. Es decir que casi cualquier persona puede convertirse en accionista de este nuevo proyecto a partir de los 15,000 pesos.

¿Invertirías en ellos?

Uno de los factores relevantes que tienen estos dos emprendedores es que ya consolidaron un gran éxito con la adquisición de Fondeadora, la plataforma de fondeo colectivo que fundaron en 2011 y que Kickstarter compró en 2016.

Además de que de acuerdo a los documentos compartidos por Propeler, la plataforma de equity crowdfunding de la que se está apoyando para levantar capital, Fondeadora Banco presenta bastante potencial.

Sin embargo, no todo es color de rosa. A continuación algunos detalles sobre esta inversión.

Propeler es una plataforma que funge como intermediario entre los potenciales accionistas y las empresas que requieren capital.

La tesis de la compañía para sumar firmas a la plataforma es que éstas tengan al menos tres años de operación, que registren crecimientos relevantes y tracción.

Algunos ejemplos de empresas que han sido financiadas a través de Propeler son Zoé Water, Mezcal Amores o Swap.

Para el caso de Fondeadora Banco, la plataforma decidió hacer una excepción. Sin que el nuevo proyecto de Müller y Serrano esté en operación podrá levantar capital.

Fondeadora Banco tiene un equipo increíble. Ellos tienen know how de la industria. Con este proyecto lograron en 10 días tener miles de pre registros. Hoy ya tienen 12,500 usuarios registrados y su meta es alcanzar los 50,000 en el primer trimestre de 2019. Con estas cosas nos dimos cuenta que si bien Fondeadora Banco no cumplía con nuestra tesis, sí era una buena opción de inversión

Karla Jiménez, Head de PR & Desarrollo de Negocio.

Por otra parte, el instrumento de inversión que utiliza Fondeadora Banco y Propeler es un Acuerdo Básico de Acciones a Compra, también conocido como ABACO.

Este instrumento de deuda de financiamiento es utilizado comúnmente por empresas para hacer levantamiento de capital y que no buscaron negociar una valuación.

Básicamente como funciona es que la inversión que les es inyectada se convierte en acciones cuando la empresa levanta su primera ronda y recibe una valuación.

Equipo Fondeadora (Tomado de Propeler)

Para Juan Luis Hernández Conde, director del despacho especializado en satrtups de tecnología Novus Concilium, el ABACO no es del todo convincente.

“El inversionista sí invierte el dinero pero no obtiene acciones, no tiene derechos corporativos, no tiene derechos económicos, tampoco se le considera accionista. Solo posee un documento que es una promesa que cuando levanten capital se le darán sus acciones para pagar el préstamo que les hizo”, señaló el letrado.

De acuerdo con Jiménez, el ABACO estipula que en 18 meses Fondeadora Banco tiene planeado levantar su primera ronda y sería entonces que los inversionistas recibirían participación de la empresa.

Hernández Conde detalló que hay casos en los que la sociedad que utilizó este mecanismo no levanta capital y quiebra, entonces es cuando el inversionista queda desamparado.

“El dinero que se invirtió tendría que regresarse a los inversionistas y eso si hay dinero”, agregó.

De acuerdo con Jiménez, el ABACO estipula que si no se levanta la ronda de inversión en ese tiempo, se realice una valuación de la empresa y se dé el descuento acordado, otra opción es que se regrese la inversión original y otra es que si la empresa quiebra, se dé una parte proporcional de acuerdo a la valuación de ese momento de lo que queda de la compañía.

Aunque Propeler señaló que la empresa podría levantar su primera ronda de inversión en la primera mitad de 2019.

Hernández Conde sentenció también que el hecho de que una empresa recurra a levantar dinero a través de crowdfunding se debe a que inversionistas no se han mostrado interesados en inyectarles capital.

“El tema de crowdfunding no es de las mejores opciones. Las empresas que recurren al crowdfunding son empresas que no tiene acceso a capital por varias razones”, agregó.

Sin embargo, Jiménez señaló que no siempre es así. Por ejemplo, Swap, una app para enviar dinero, planteó desde un inicio levantar capital adicional a través de este mecanismo. La ejecutiva destacó que tras el levantamiento de la fintech, la startup pudo cerrar una ronda con inversionistas institucionales.

Lo cierto es que Fondeadora Banco está respaldada por emprendedores que lograron que Kickstarter abriera la cartera para hacerse de la empresa que fundaron y al igual que todas las inversiones, ésta tiene un riesgo inherente.