comisiones apps

7 de julio 2020 | 5:00 am

La industria restaurantera, a partir del COVID-19, tuvo que sobrellevar sus ventas solo para llevar y de delivery previo a cambiar a semáforo naranja. 

Sin embargo este canal, pese a ser necesario para subsistir en medio de la pandemia, implica costos que impactan las ganancias de algunos establecimientos. En medio de este escenario llega a México otra opción que espera sumar a más de 2,000 restaurantes en México al comercio electrónico en el próximo semestre. 

Se trata de la startup chilena Justo, que surgió hace un año y medio tras observar que los restaurantes se enfrentan a las altas tarifas de los agregadores como Uber Eats, Didi Food y Rappi. 

Desarrollamos el e-commerce del restaurante donde la gente entra, selecciona el producto y nosotros se lo llevamos. Estamos por detrás. Por el lado de comisiones nosotros cobramos un tercio de lo que cobran las apps. Nuestro precio de tope es de 12%

 Blanca Álvarez, head of Sales de Justo 

Uber Eats y Rappi, sin especificar un porcentaje, respondieron a EL CEO que fijan el monto de acuerdo a las características particulares de cada establecimiento. 

El cobro de la comisión de Rappi varía dependiendo del cheque promedio, calidad operativa y número de sucursales. 

Mientras que Didi Food dijo a EL CEO que cobra una comisión del 30%, la cual está calculada para absorber los costos de envío e impactar lo menos posible a la comunidad.

Digitalización de restaurantes con bajas comisiones

A diferencia de las apps mencionadas, Justo, fundada por Rodrigo Segal, ofrece el desarrollo de una tienda en línea con dominio propio para que los restaurantes tengan un canal directo para las ventas de comida. 

Además, los restaurantes tienen la opción de usar la aplicación Justo que funciona como una vitrina de páginas web de los establecimientos y que conecta directamente con repartidores.

El pago a los repartidores comienza desde 35 pesos y aumenta conforme a la modalidad y distancia de la entrega. En Chile cuentan con 20,000 repartidores en la plataforma y esperan sumar el doble en México. 

El arranque de operaciones está programado para finales de este mes y será con 50 restaurantes. 

Mientras se suma una alternativa más, Marco Buendía, presidente de la Canirac en CDMX, comentó que la industria restaurantera continúa planeando opciones. 

Buscan cómo hacer nuestras propias aplicaciones para hacer nuestro propio delivery y pick up. Esto debido a que, tras una reunión con las apps, obtuvieron un no a la baja de comisiones. 

Aunque, Buendía espera que tras la reapertura de los centros comerciales en CDMX el panorama sea más favorable en cuanto a ventas. Reconoce que el aforo reducido al 40% es complicado para la operación de los establecimientos. 

Disminuye trabajo y ganancias para repartidores 

El impacto no solo se refleja en las ganancias y operación de los restaurantes, sino también en los repartidores que llevan los pedidos hasta la puerta de la casa. 

Ahora nos vemos más preocupados porque casi no hay trabajo. Quiere decir que los restaurantes se están saliendo

 dijo Saúl Gómez, integrante del Colectivo ‘Ni Un Repartidor Menos’

Gómez comentó que antes pasaban entre seis u ocho horas conectados y lograban realizar de 10 a 12 pedidos. Ahora, con mucha suerte, logran entregar seis pedidos debido a la reducción de establecimientos. 

“Al final de cuentas ellos ganan. Al restaurante le cobran por conseguirle cliente, al cliente por conseguirle comida y a nosotros por ir al restaurante y entregar la comida” dijo Saúl Gómez.

El integrante del colectivo comentó que sus ganancias se redujeron debido a que las apps bajaron el monto de pago a repartidores. Sin Delantal les paga 30 pesos bases y el resto están por debajo. 

En nuestra lucha buscamos el reconocimiento de las apps como sus empleados. Necesitamos el ingreso a la seguridad social, necesitamos que las empresas respondan por los compañeros fallecidos. La última semana de mayo y la primera de junio fallecieron tres compañeros: uno de Didi Food, Uber y Rappi. Hay familias que han quedados rotas

 Saúl Gómez