1 de septiembre 2021 | 4:21 pm

Starlink y Proyecto Kuiper de Elon Musk y Jeff Bezos, respectivamente, continúan su disputa frente a los reguladores estadounidenses por el internet satelital, otro frente de batalla entre los magnates.

Después de que Amazon pidió a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC, por su siglas en inglés) desestimar la última enmienda de SpaceX a su red de satélites Starlink al calificarla como “muy amplia y especulativa”, Musk enfatizó que la respuesta de la compañía de Bezos es excepcionalmente litigiosa.

“Presentar acciones legales contra SpaceX es *en realidad* su trabajo de tiempo completo”, escribió Musk en un tuit.

De acuerdo con CNBC, SpaceX, de Elon Musk, presentó el pasado 19 de agosto una enmienda de Starlink ante la FCC, que describe su plan para la versión Gen2 de su red de satélites.

A través de su constelación de satélites, la empresa busca ofrecer internet de alta velocidad a los consumidores en cualquier parte del planeta. 

Si bien el servicio Starlink todavía está en versión beta, la compañía tiene más de 100,000 usuarios en 14 países hasta ahora.

De acuerdo con Bloomberg, SpaceX ha lanzado 1,740 satélites Starlink hasta la fecha, y está previsto que Gen2 tenga casi 30,000 satélites en total.

La solicitud de Amazon

Amazon ha estado trabajando en  su propio Internet satelital llamado Proyecto Kuiper para lanzar 3,236 satélites de Internet a la órbita terrestre baja, un sistema que competiría con Starlink. 

La compañía de Bezos le pidió a la FCC que rechazara la solicitud de enmienda Gen2 de SpaceX, diciendo que viola las reglas de la FCC al proponer dos configuraciones diferentes en órbita.

“Al dejar casi todos los detalles importantes sin resolver, como la altitud, la inclinación e incluso el número total de satélites, la aplicación de SpaceX falla en todas las pruebas”, escribió Mariah Dodson Shuman, asesora corporativa de Amazon en Kuiper, el 25 de agosto.

SpaceX responde

El director de política satelital de SpaceX, David Goldman, presentó el martes una respuesta a la solicitud de Amazon, argumentando que la compañía de Bezos está tratando de frenar el progreso de Starlink para ayudar al Proyecto Kuiper a ponerse al día.

“La Comisión debería reconocer esta táctica de demora por lo que es: una continuación de los esfuerzos de la familia de empresas de Amazon para obstaculizar a los competidores para compensar el fracaso de Amazon en su propio progreso”, escribió Goldman.

Musk ha criticado públicamente a Bezos y sus empresas en más de una ocasión. El año pasado, el magnate acusó a Amazon de intentar “desarmar a Starlink” y dijo que la empresa espacial Blue Origin “debería considerar gastar algo de dinero en hardware de aterrizaje lunar real”, en lugar de demandar a la NASA.