Rusia Irán China elección

25 de octubre 2018 | 5:00 am

En menos de ocho meses, el sistema financiero ha sido víctima de ataques cibernéticos.

Para los analistas, la principal razón del por qué se ha colocado como un blanco para los hackers es la “jugosa” recompensa que obtienen y que podrían volver a conseguir si intentan vulnerarlo nuevamente.

Camilo Gutiérrez, jefe del Laboratorio de Investigación de la compañía de seguridad informática ESET, señaló que el ataque al SPEI en abril, del que se obtuvieron 300 millones de pesos, abrió la puerta para que otros cibercriminales pusieran en su radar al sistema financiero mexicano.

La noche del martes, Banxico notificó a las instituciones financieras sobre una alerta de seguridad en el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancario (SPEI). El organismo elevó a rojo su alerta luego de informar que la compañía de seguros AXA había sufrido un ataque.

La multinacional informó en un comunicado que la información y los recursos de sus clientes no sufrieron ninguna afectación por el hackeo.

 No sé si decir que el sistema financiero es un blanco fácil, pero sí podemos asegurar que es un blanco atractivo. Más si alguien ayudó desde dentro a perpetrar el ataque

Camilo Gutiérrez, jefe del Laboratorio de Investigación de la compañía de seguridad informática ESET.

El Estudio de los Costos del Cibercrimen, elaborado por la firma de análisis Accenture, mostró que los servicios financieros reportan los costos más altos cuando se da un ataque de este tipo. Al año llega los 18.28 millones de dólares.

“Los sistemas financieros internacionales han comenzado a ser el blanco de ataques dirigidos desde hace algunos años. Al igual que el sistema de transferencias internacionales SWIFT, ahora estamos observando ataques a los sistemas de transferencias en México”, dijo Roberto Martínez, analista de seguridad senior en Kaspersky Lab.

Martínez previó que los ataques dirigidos al sector financiero continuarán por la motivación financiera y los resultados exitosos.

“Dependerá de la rapidez en que reaccionen las instituciones en detectar y contener de manera temprana estos ataques el que haga más difíciles los ataques exitosos en el futuro; es decir, ataques han existido y existirán siempre, la diferencia será cuántos de estos sean exitosos o no”, agregó.