Trump

28 de mayo 2020 | 4:20 pm

El conflicto del presidente Donald Trump con las compañías de redes sociales tiene un nuevo capítulo: este jueves, el mandatario firmó un decreto que busca limitar la protección federal de los gigantes tecnológicos, incluidas las redes sociales.

Las acciones de Twitter cerraron con una caída de 4.3% en Wall Street, mientras que los papeles de Facebook retrocedieron 1.6%, luego de que Trump escribió en un tuit por la mañana que este sería un “gran día para las redes sociales y la justicia”.

En una comparecencia en la Casa Blanca, el mandatario acusó a Twitter de ejercer activismo político y advirtió sobre la posibilidad de eliminar su cuenta.

“Hoy, estoy firmando una Orden Ejecutiva para proteger y defender la libertad de expresión y los derechos del pueblo estadounidense”, señaló Trump.

El presidente instruyó al fiscal general, William Barr,  para que trabaje con los estados para hacer cumplir las leyes contra lo que describió como prácticas comerciales engañosas de las empresas de redes sociales.

Esta semana, Trump ha arremetido contras las redes sociales, luego de que Twitter puso enlaces de verificación de datos por primera vez en un par de tuits del mandatario.

La orden firmada por Trump expondrá a las empresas tecnológicas a más demandas judiciales, al hacer que el gobierno limite las protecciones de responsabilidad que disfrutan para las publicaciones de terceros.

La orden ejecutiva requeriría que la Comisión Federal de Comunicaciones proponga y aclare las regulaciones bajo la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones, una ley federal que exime en gran medida a las plataformas de internet de la responsabilidad legal por el material que sus usuarios publican.

Juristas dijeron que no está claro si la Comisión Federal de Comunicaciones aceptará la opinión de Trump sobre el artículo 230. Incluso si lo hace, las regulaciones de la agencia no tendrán ningún efecto legal vinculante para los jueces, que son los que realmente tienen algo que decir sobre la ley.

“Es 95% teatro político, retórica sin fundamento legal y sin impacto legal,” dijo Daphne Keller, una experta en leyes de Internet de la Universidad de Stanford.

El proyecto también convocaría, a través del Departamento de Justicia, a un grupo de trabajo de fiscales generales estatales para investigar prácticas engañosas y revisar el gasto de publicidad de las plataformas.

 No obstante, probablemente será impugnado en los tribunales, de acuerdo con expertos, porque sobrepasa la autoridad del gobierno al restringir las protecciones legales de las plataformas.

Steve DelBianco, presidente de NetChoice, un grupo comercial que tiene a Twitter, Facebook y Google entre sus miembros, dijo que “el presidente está pisoteando la primera enmienda al amenazar los derechos fundamentales a la libertad de expresión de las plataformas de redes sociales”.

La iniciativa “anima a los gobiernos extranjeros a controlar la expresión en internet”, indicó DelBianco en un comunicado el jueves.

Trump, quien cuenta con 80 millones de seguidores en Twitter, no tiene las facultades para cerrar las compañías, como amenazó con hacerlo el miércoles.

Analistas consideran que el presidente debe continuar utilizando la red social, que en las elecciones de 2016 se convirtió en una de sus principales herramientas de campaña.

Posturas de Zuckerberg y Dorsey difieren

El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, considera que las redes sociales no deben verificar los contenidos que los políticos publican, dijo en una entrevista con la cadena CNBC.

“No creo que Facebook o las plataformas de internet en general deban ser árbitros de la verdad (…) El discurso político es una de las partes más sensibles de una democracia, y la gente debería poder ver lo que dicen los políticos”, comentó.

El año pasado, Facebook permitió a los políticos publicar contenido publicitario, incluso si incluía información falsa.

El presidente ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, dijo el miércoles que los tuits de Trump “podrían confundir a la gente y hacerles creer que no tienen que registrarse para votar”.

“Nuestra intención es conectar los puntos de declaraciones conflictivas y mostrar la información en disputa para que la gente pueda juzgar por sí misma”, afirmó.

Twitter no solo verifica los tuits de Trump, pues al menos dos publicaciones de marzo del portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, en las que acusó al ejército estadounidense de llevar el coronavirus a Wuhan, fueron verificadas este jueves.

Con información de Reuters