fbpx

4 de abril 2019 | 5:00 am

En julio de 2016, la plataforma digital de contenido multimedia Cultura Colectiva recibió la primera tajada de un Certificado de Capital de Desarrollo (CKD) emitido en la Bolsa Mexicana de Valores para apoyar a empresas mexicanas con alta carga de innovación.

Dalus Capital, el fondo de inversión a cargo del instrumento financiero, le entregó 72.4 millones de pesos que la empresa utilizaría para impulsar su producción de contenido y distribución, pero también para fortalecer la esencia de su modelo de negocio: el análisis datos.

A casi dos años de conseguir el financiamiento, es precisamente el posible mal uso de estos lo que pone en jaque a la plataforma fundada por Jorge del Villar, Adolfo Cano y Luis Enríquez, al estar involucrada en la exposición de una base de datos.

La empresa de seguridad cibernética UpGuard dio a conocer que descubrió datos de usuarios no protegidos de Facebook en los servidores de Amazon; estuvieron expuestos millones de registros, incluidos sus nombres, comentarios, intereses y ‘Me gusta’. 

Los conjuntos de datos se habían cargado en el sistema de la nube de Amazon por dos desarrolladores de aplicaciones de Facebook diferentes.

Según UpGuard, una de las bases de datos expuestas pertenecía a Cultura Colectiva, la cual utilizaba los servicios en la nube de Amazon para almacenar unos 146 gigabytes de datos, incluidos 540 millones de registros diferentes.

Cultura Colectiva respondió en un comunicado publicado en su cuenta de Twitter que la información obtenida de Facebook y de las Fan Page es “pública y no sensible”, además de que cualquier usuario de Facebook la puede ver.

Utilizamos esa información para mejorar la experiencia de los usuarios en nuestro sitio web, así como para generar contenido que sea atractivo e inspire a nuestra audiencias

 Comunicado de Cultura Colectiva

La empresa que descubrió las bases de datos alertó a la compañía de la exposición a principios de enero, pero no recibió respuesta. A fines de enero, los investigadores alertaron a Amazon, que, a su vez, alertó a Cultura Colectiva nuevamente. Pero la base de datos no estaba protegida hasta este miércoles, después de que Bloomberg contactó a Facebook.

El usuario, Facebook o Cultura Colectiva, ¿a quién culpar?

Cecilia Pastorino, analista de seguridad informática de ESET, firma especializada en amenazas de internet, plantea que el uso de la información recopilada de su aplicación de Facebook para analizar la interacción de los usuarios genera dudas sobre qué pasa con toda esa información que hay en internet de cada usuario.

Al perder el control de nuestra información o interacción en internet podemos terminar influenciados con publicidad o contenido que se muestra. Incluso las empresas pueden hacer mucho dinero a costa de nuestros datos

 Cecilia Pastorino, especialista de seguridad digital

Pastorino agrega que la responsabilidad está con la empresa, porque debe otorgar los mecanismos de seguridad, y por otro la del usuario por prestar más atención a quién le da la información. “Hoy en día es muy valiosa y hay que protegerla”, dice.

Un caso similar de fuga de datos en México ocurrió en 2016, pero con Movimiento Ciudadano. El Instituto Nacional Electoral multó al partido político por subir la información de 93 millones de electores a un servidor de acceso público de Amazon. La sanción fue de 34.1 millones de pesos.

En cuanto a las repercusiones para Cultura Colectiva, Eugenio Perea, emprendedor mexicano y seeker en Magma Partners, asegura que la gente cuestionará más a Facebook el por qué está compartiendo datos con este medio que nadie conoce fuera de México. 

“Quizá eso implica que lo hace con todo el mundo y no respeta la privacidad de sus usuarios. Cultura Colectiva quizá pierda un par de anunciantes, tiene 65 millones de pesos de inversión reciente”, agrega. 

El involucramiento de Facebook de nueva cuenta abre el debate entre especialistas sobre la necesidad de una regulación más estricta de las llamadas ‘Big tech‘ en el país.

El experto además piensa que la plataforma también verá afectada un poco su imagen, porque se asumen ‘genios’ matemáticos, pero no cree que pase algo más grave. 

Luis Enríquez, CEO de la plataforma, es graduado del ITAM de la Licenciatura de Matemáticas Aplicadas y de la Licenciatura en Economía con Especialidad en Teoría Económica. Fue campeón de la Olimpiada Nacional de Matemáticas y dice tener pasión y apego por las artes.

En entrevistas concedidas a diversos medios de comunicación, Enríquez se ha encargado de mostrar el uso de la ciencia de datos como el ‘músculo’ de Cultura Colectiva.

Focos rojos para los fondos de inversión

Perea considera además que hay una gran necesidad de profesionalizar hacia dónde va el dinero de los inversionistas.

Plantea que pasa en un momento histórico, pues hay factores muy importantes en Latinoamérica: uno es la entrada de fondo de 5,000 millones de dólares de Softbank, porque eso cambiará todo el panorama.

“A la hora de invertir, debemos asegurar que a quién le vamos a invertir no va a cometer un grave error como exponer millones de datos en la nube de Amazon. Debe existir también un servicio de seguridad digital y privacidad para emprendimientos”, concluye Perea.

El CEO buscó la postura del inversionista Diego Serebrisky, cofundador de Dalus Capital, quien prefirió no emitir declaraciones por el momento.

Seis meses atrás, otro emprendimiento mexicano puso en aprietos el papel de los inversionistas, aunque nada tuvo que ver con asuntos de datos. Se trató de Yogome, empresa de tecnología enfocada a la educación que cometió fraude. Puedes leer la historia aquí.