bolsonaro-musk-internet

20 de mayo 2022 | 2:30 pm

Jair Bolsonaro y Elon Musk se reunieron el viernes en Sao Paulo en un encuentro en que el presidente brasileño buscó un aliado para repudiar las críticas sobre su gestión de la Amazonia y aportó su apoyo al proyecto del magnate de comprar Twitter en nombre de la libertad de expresión.

Tras la reunión en que el ultraderechista no escatimó elogios a Musk, ambos anunciaron el lanzamiento de un programa de conexión satelital para 19,000 escuelas aisladas y de “monitoreo medioambiental” de la selva amazónica que será implementado por la empresa SpaceX.

Por su parte, Musk dijo que la instalación de su red de satélites Starlink para ambas tareas es “muy buena” por razones “educativas y ambientales”. Sin embargo, no se divulgaron los detalles del acuerdo.

El encuentro, cuya celebración solo fue confirmada horas antes por el gobierno, tuvo lugar en un lujoso hotel en el interior del estado de Sao Paulo.

Muy criticado por su política ambiental y las cifras récord de deforestación e incendios en la mayor selva tropical del planeta, Bolsonaro dijo que cuenta con Musk para mostrar “cómo preservamos la Amazonia”.

Y [para mostrar] cuánto mal nos causan los que difunden mentiras sobre esa región

agregó Bolsonaro.

La reunión, en la que participó también el ministro de Comunicaciones, Fábio Faria, generó una gran expectación. Desde la mañana, periodistas de diversos medios aguardaban en el exterior del hotel, custodiado por varios autos policiales.

El hashtag #BolsonaroMusk llegó este viernes a ser tendencia número 1 en Brasil.

Te puede interesar: ¿Qué es una OPA? El método que usó Elon Musk para comprar Twitter

¿Cómo funcionarán los satélites? 

Fábio Faria explicó en una conferencia de prensa que los satélites brindarán al gobierno herramientas para colaborar en el control de la deforestación.

“Algunos satélites de Musk tienen un láser que detectan el ruido de la sierra eléctrica” de quienes deforestan los bosques, explicó el ministro. Añadió que los satélites ayudarán a vigilar los “focos de calor” en la región para controlar posibles incendios ilegales.

Brasilia ya anunció en noviembre que estaba negociando un acuerdo con Musk para que su empresa Space X proporcione internet satelital en la selva amazónica y ayude a detectar la deforestación ilegal.

Falta acción, no monitoreo 

Para Oliver Stuenkel, profesor de Relaciones Internacionales de la Fundación Getulio Vargas en Sao Paulo, el programa puede ayudar políticamente a Bolsonaro “a pesar de que los expertos” señalan que “el problema de combatir la deforestación no es la falta de monitoreo”.

Traer internet es fantástico, conectar escuelas tiene sentido. Pero para monitorear la deforestación no tiene mucho sentido [Starlink], porque ya se hace en Brasil con excelencia. Lo que falta es acción, no monitoreo

declaró a la AFP Tasso Azevedo, coordinador de Mapbiomas, un consorcio de oenegés, universidades brasileñas y ‘startups’ que utiliza imágenes satelitales para rastrear la destrucción de la selva.

Musk, empresario innovador y presidente ejecutivo de SpaceX y de Tesla, es actualmente la persona más rica del mundo, de acuerdo con la revista Forbes, con una fortuna estimada en más de 200,000 millones de dólares.

Anunció el mes pasado su proyecto de comprar la red social Twitter, por la que ofreció 44,000 millones de dólares.

Leer más: De Tesla a Neuralink: Las vías para invertir en las empresas que posee Elon Musk

El anuncio de la oferta -ahora en suspenso- fue celebrado con euforia por Bolsonaro y sus seguidores, que aspiran a un menor control de las redes sociales antes de las elecciones de octubre, cuando el presidente buscará un segundo mandato.

Soplo de esperanza

“El ejemplo que nos dio cuando se anunció la compra de Twitter, a nosotros nos dejó un soplo de esperanza”, le dijo Bolsonaro a Musk este viernes.

Debido a la política de control vigente en Twitter, varias publicaciones de Bolsonaro fueron eliminadas de la red por “desinformación”.

Musk se ha convertido en las últimas semanas en una especie de héroe del bolsonarismo. Su posible adquisición de Twitter fue vista como una buena noticia porque supuestamente terminaría con las restricciones que están surgiendo en varias redes sociales

explicó Stuenkel.

Musk ha dicho que su proyecto de compra está motivado por un deseo de asegurar que haya libertad de expresión en la plataforma y se declaró a favor de levantar el veto contra el expresidente Donald Trump, impuesto tras los ataques al Capitolio en enero de 2021.

La oferta de Musk, sin embargo, está en suspenso hasta que el empresario obtenga garantías sobre el número estimado de cuentas falsas en la plataforma.

Con información de AFP.