10 de septiembre 2021 | 3:34 pm

Empresas tecnológicas como Amazon, Facebook, Google, Microsoft y Twitter ganaron miles de millones de dólares en contratos con el ejército de Estados Unidos y otras agencias gubernamentales durante la llamada “guerra contra el terrorismo”, según un informe publicado en vísperas del 20 aniversario del 11-S.

El jueves, tres grupos de activistas estadounidenses publicaron el informe “Big Tech Sells War” (Las grandes empresas tecnológicas venden la guerra), en el cual expresan que las compañías percibieron contratos gubernamentales desde 2004, los cuales fueron “principalmente con agencias centrales en la guerra contra el terrorismo”.

“Desde 2004 hasta hoy, las grandes empresas tecnológicas han experimentado un enorme aumento de la demanda federal de sus servicios, en particular del Pentágono y del Departamento de Seguridad Interior”, señala el informe.

La demanda de software en la nube y GPS por parte de las agencias militares y de inteligencia de Estados Unidos ha aumentado desde 2001, ya que la industria de la defensa se ha digitalizado cada vez más.  

Según el informe, el Departamento de Defensa ha gastado 43,800 millones de dólares en contratos con firmas tecnológicas desde 2004, entre ellos una colaboración con el Action Center on Race and the Economy y los grupos de justicia social LittleSis y MPower Change.

Además, el informe señala que cuatro de los cinco organismos que más gastan en contratos de grandes tecnologías son fundamentales para la política exterior o se crearon como resultado directo de la guerra mundial contra el terrorismo.

Amazon y Microsoft, lideran la tendencia en los últimos años

Amazon, ha firmado cinco veces contratos, mientras que Microsoft ha firmado ocho veces más contratos federales y subcontratos en 2019 en comparación con el 2015, además de que la compañía se benefició de un salto en los contratos de defensa durante el gobierno de Donald Trump, con un aumento de seis veces en el número de acuerdos firmados entre 2016 y 2018. 

En cambio, los contratos con contratistas militares y de defensa “tradicionales”, como las empresas aeroespaciales Raytheon y Northrop Grumman, han disminuido en los últimos años.

Por su parte, la AFP contactó a las cinco grandes empresas tecnológicas para pedirles comentarios, pero aún no ha recibido respuesta.

El informe extrajo sus datos de Tech Inquiry, una herramienta en línea que permite a los usuarios explorar los contratos del gobierno estadounidense, sin embargo, solo se incluyen contratos cuya información es pública, por lo que las cifras podrían ser una presentación.