2 de agosto 2019 | 12:00 pm

Claudia Rincón*

Cuando la prioridad es ahorrar sin perder la calidad ni la eficiencia, las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC) son la clave del éxito. Optimizar los recursos no es una propuesta nueva, ni es exclusiva del sector público; no obstante, en estos tiempos de transformación han recobrado mayor relevancia.

Indiscutiblemente, este año se registrará un crecimiento de la industria de las TIC, las estimaciones van del 2 al 7%, así que este podría ser el año que marque no sólo la innovación, sino que sea un parteaguas para el ahorro, con lo que el país iría en pro de la línea de austeridad marcada por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

La consultoría Select estima que el mercado de las TIC alcanzará un valor de 725,000 millones de pesos este año, con un crecimiento de 2.3% respecto del 2018; pero la Asociación Mexicana de la Industria de Tecnologías de la Información pinta un escenario más optimista: un crecimiento promedio de 7% durante el 2019.

Así que estamos hablando de una industria con potencial que actualmente genera unos 800,000 empleos.

Ante ello, una innovación que ha fomentado los ahorros es el Escritorio Digital, el cual facilita la integración de soluciones tecnológicas y reduce costos mediante la consolidación de componentes en un modelo flexible y seguro.

Actualmente existen obstáculos que lo único que provocan es rezagar la entrega de resultados en las empresas o el sector público, es el caso de procedimientos complejos o desvinculados para la administración de los servicios, diversidad de infraestructuras y ambientes tecnológicos, procesos lentos para la gestión de proveedores y niveles de servicio, así como la volatilidad de las tecnologías y la constante evolución de las soluciones.

Además, hay estudios de dependencias y compañías en las que se comprueba que sólo se utiliza entre el 18 y el 20% de la capacidad de procesamiento y de memoria que tienen los equipos de cómputo.

Es por ello que la administración de servicios para usuarios finales de las tecnologías de la información se ha vuelto uno de los temas centrales en las agendas de los altos directivos para el logro de objetivos y metas de organización.

Así, el Escritorio Digital permite un servicio integral alineado a la estrategia de negocio, enfoques basados en las necesidades particulares de los usuarios, servicios consolidados en un contrato y un esquema de operación basado en la nube.

El Escritorio Digital tiene mayor efectividad si se le da al cliente la opción del Open Source o Código Abierto que permite a los clientes hasta un 60% de ahorro en software. Se estima que entre un 70 y 80% de las empresas funcionan con el Open Source.

Y ya podemos hablar de casos de éxito, entre ellos el de BBVA que creó una plataforma en la nube totalmente automatizada para ofrecer un mejor servicio bancario a sus clientes, o el caso de Lufthansa Technik que creó una plataforma en la nube para optimizar las operaciones de las líneas aéreas. Sin duda, en tiempos de cambios, las TIC son aliadas.

*Claudia Rincón Pérez es fundadora y directora de Factoría IT, una empresa mexicana especializada en la venta y administración de soluciones de tecnología, telecomunicaciones y servicios.

Este texto es una columna de opinión. Su contenido es responsabilidad del autor y no representa necesariamente la postura de EL CEO.