14 de mayo 2020 | 4:26 pm

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció al administrador de la aduana de Tuxpan, Veracruz, así como al de Progreso, Yucatán, por presunto lavado de dinero, informó este jueves su titular, Santiago Nieto Castillo.

Además, el organismo dependiente de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) a un agente aduanal de Mexicali, Baja California.

El funcionario explicó que estas denuncias resultaron de una revisión de los 49 administradores aduanales, ordenada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en semanas recientes.

“Encontramos algunos casos que en el modelo de riesgo aparecían con una calificación alta, con un posible caso de lavado de dinero”, declaró afuera de Palacio Nacional a medios, Nieto Castillo.

López Obrador anunció una “limpia” en la Administración General de Aduanas, luego de confirmar la renuncia de su director, Ricardo Ahued el 24 de abril.

La salida de Ahued se dio luego de que el veracruzano notificara al primer mandatario sus intenciones por ocupar el lugar en la Cámara de Senadores para el que fue votado en 2018.

Durante la conferencia matutina, el mandatario comentó que la entidad encargada del control de entrada y salida de mercancías y pasajeros en el país es un monstruo “de 100 cabezas” en materia de corrupción.

Santiago Nieto informó también que la UIF presentó otras dos denuncias vinculadas al caso de Genaro García Luna, exsecretario de Seguridad que enfrenta un caso por presunto narcotráfico durante el sexenio de Felipe Calderón en Estados Unidos.

“Presentamos dos denuncias relacionadas con el caso del señor García Luna y una adicional vinculada con el señor Cárdenas Palomino, además de que se ha proporcionado la información a los fiscales en New York Para el procesamiento del caso”, dijo.

Luis Cárdenas Palomino fue director de la Policía Regional Federal y el brazo derecho de García Luna durante gran parte de la administración del expresidente panista.

Se trata además del primer exfuncionario cercano a García Luna denunciado públicamente.

El expolicía enfrenta un juicio en Estados Unidos de facilitar las operaciones de tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa entre 2006 y 2012. Desde diciembre de 2019, cuando fue detenido, la justicia estadounidense ha rechazado tres veces derecho a fianza para el mexicano.