12 de noviembre 2020 | 5:10 pm

Nota del Editor: Este texto fue publicado por primera vez el 11 de noviembre a las 20:37 horas y se actualizó con la respuesta de Guillermo García Alcocer

Por conflicto de interés, la Secretaría de la Función Pública (SFP) inhabilitó por 10 años al excomisionado presidente de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), Guillermo García Alcocer.

“La sanción al expresidente de la CRE es resultado de una detallada investigación y procedimiento sancionatorio en el que se constató que el ex servidor público participó en la autorización de permisos para comercializar combustibles en favor de una empresa de un familiar suyo”, dijo la dependencia a cargo de Irma Eréndira Sandoval en un comunicado en el que no menciona por nombre a García Alcocer.

”Al participar en este tipo de trámites sin excusarse, como lo exige la norma, se violentó la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos, vigente al momento de los hechos. Esta disposición, desde luego, aplicaba para todas las personas que se desempeñaban en la Administración Pública Federal, incluidos los órganos reguladores de energía”, afirma la SFP.

En respuesta, García Alcocer publicó este jueves en Twitter un pronunciamiento, en el que criticó la forma en la que se llevó la investigación y afirmó que impugnará la sanción.

“La decisión de la Secretaría de la Función Pública es una injusticia. tengo la consciencia tranquila, dediqué casi 25 años de mi vida al servicio público y siempre actué con apego a la ley”, dijo.

“La investigación se hizo pública antes de que iniciara, vulnerando el debido proceso”, destacó.

García Alcocer destaca que la revisión de su patrimonio se cerró sin observaciones y que la investigación constató que no hubo beneficio ni daño.

La investigación fue anunciada por Sandoval en febrero de 2019 y, en respuesta, García Alcocer señaló que el gobierno usaba las instituciones con fines políticos y pidió una audiencia con el presidente Andrés Manuel López Obrador para discutir el tema.

En esa reunión, el entonces comisionado presidente de la CRE le presentó su renuncia al mandatario, quien la rechazó.

La investigación contra García Alcocer llegó en momentos de tensión entre el gobierno federal y los organismos autónomos, en particular la CRE, a quienes el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó como instituciones “al servicio de privados”.

Finalmente, sí renunció a la Comisión a partir del 15 de junio de 2019. “La máxima instancia de toma de decisiones de la Comisión, el Órgano de Gobierno, tiene hoy una nueva composición con una visión mayoritaria diferente a la mía. Si bien tenemos puntos de vista y enfoques técnicos incompatibles, hemos coincidido en el objetivo de garantizar un suministro de energéticos de calidad y a precios asequibles en México”, expuso en su carta de renuncia.

García Alcocer, quien fue nombrado comisionado presidente de la CRE por el Senado de la República desde abril de 2016, informó en ese entonces dos posibles conflictos de interés el mismo año en que asumió su cargo.

El ahora comisionado presidente dijo que su primo político Santiago García Castellanos es director general de la empresa Santa Fe Natural Gas, filial de una permisionaria de Fermaca. La firma obtuvo su permiso días antes de que García Alcocer asumiera su puesto en el regulador energético.

Además, manifestó en ese entonces que su cuñado, Mario Barreiro Castellanos, trabajaba en la empresa Vesta, dedicada a la fabricación, venta y mantenimiento de tecnología eólica. La firma forma parte de la Asociación Mexicana de Energía Eólica.

En el posicionamiento publicado este jueves, García Alcocer destaca que incluyó en su reporte de posibles conflictos de interés a un familiar de cuarto grado, incluso cuando las leyes que regulan la CRE solo contempla que los conflictos de interés se pueden dar con familiares hasta el segundo grado.

“Sostengo mi inocencia y voy a impugnar esta sanción hasta las últimas instancias, dentro de los plazos legales correspondientes. Hoy me dedico a la academia, no me defenderé por acceder a un puesto en el gobierno federal, sino para cuidar mi nombre”, concluye el pronunciamiento de García Alcocer.