Internet para todos CFE

12 de agosto 2020 | 5:00 am

Casi cuatro meses después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara la desaparición de 10 subsecretarías, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) suprimió la plaza de titular de la Subsecretaría de Comunicaciones y Desarrollo Tecnológico, mas no las funciones.

La filtración de un audio en la que el titular de la SCT revela la desaparición de la oficina, así como la confirmación posterior de la eliminación de la plaza revela lo abrupto de la decisión y la falta de estrategia para asignar a otros las funciones desempeñadas hasta entonces, coinciden analistas del sector.

A la fecha, la Subsecretaría no había emprendido ningún proyecto orientado a la transformación digital del país y tampoco ha tenido el apoyo necesario para orquestar un esfuerzo del lado del gobierno que lograra orientar los esfuerzos del sector privado, dijo a EL CEO una fuente que pidió el anonimato.

Con la desaparición de la subsecretaría se confirma esa falta de interés, lo que es una pena porque hay varios proyectos de este gobierno en los que la tecnología podría impactar positivamente

Hasta el 10 de agosto, Salma Jalife Villalón se mantuvo al frente, quien es la responsable de la política pública de telecomunicaciones y radiodifusión del gobierno federal, principalmente en materia de cobertura social y conectividad.

En la administración pública hay un principio básico: la función crea al organismo, es decir, que a partir de un diagnóstico se crea la función para solucionar alguna problemática o implementar algún proyecto, pero no al revés.

La función de la Subsecretaría es la creación e implementación de política pública, porque no es solo que el gobierno prometa conectar a millones de personas, sino que para hacerlo debe tener un diagnóstico y una estrategia, comentó por su parte Sandra Rodríguez, abogada especializada en telecomunicaciones.

En ese sentido, la analista señaló que si bien se puede desaparecer la estructura, no la función de la división de la SCT, puesto que es un mandato constitucional, dado que la Secretaría tiene varias atribuciones.

Al desaparecer la Subsecretaría, ¿dónde queda la sustancia, los compromisos de esa unidad, la certeza legal?, ¿qué van a hacer, qué puestos van a ocupar,  cuál es la nueva estructura?

cuestionó Rodríguez. 

La creación de políticas públicas en materia de telecomunicaciones es el eje rector de la Subsecretaría, a la cual en este año se le asignó el presupuesto más alto de las tres Subsecretarías que componen la SCT:  Transporte, Infraestructura y Comunicaciones.

Para los analistas, aunque al principio del sexenio se hablaba de crear una Secretaría TIC para impulsar la transformación digital –como lo recomendaba la OCDE–, los esfuerzos hacia delante, en el mejor de los casos, los manejara la Dirección General de Política de Telecomunicaciones y Radiodifusión de la SCT.

¿Y la conectividad?

Algunos de los analistas consultados consideran que para el gobierno de la 4T, el Internet para Todos solo le interesa como proyecto para llevar internet a zonas rurales, pero no llegar más allá.

Además considera que, a pesar de que la conectividad universal es el proyecto más ambicioso en la materia para el actual gobierno, no emprende acciones para una Estrategia Digital Nacional, una tarea a cargo de Presidencia que, hasta ahora, no cuenta con una hoja de ruta.

Apenas en octubre pasado, la Unidad al frente de Jalife dio a conocer el Programa de Cobertura Social, como un primer diagnóstico de las entidades más rezagadas en conectividad, en donde Chiapas y Oaxaca son los estados más desconectados.

Y tan solo un mes antes, en septiembre de 2019, la SCT anunció la creación del Observatorio Tecnológico, con la meta de generar recomendaciones para el diseño de políticas públicas y normas que fomenten el desarrollo tecnológico en comunicaciones y tecnologías de la información, así como contribuir a la transición de México hacia la Cuarta Revolución Industrial.

Esta iniciativa de la SCT tiene por objetivo “convertirse en el principal referente sobre tendencias, indicadores y datos de las tecnologías y el desarrollo tecnológico nacional e internacional”, un proyecto que fue sometido a consulta pública, la cual terminó apenas el 31 de julio pasado.

Para los especialistas, este Observatorio podría ser otra de las opciones para concentrar las funciones de la Subsecretaría, aunque en su opinión suprimir el puesto de Jalife Villalón “carece de lógica”, pues el Estado actuó de manera abrupta sin rumbo fijo aún.

En el tintero quedaron la aplicación efectiva de la política satelital, la licitación para conectar 1,200 puntos con internet vía satélite, la ruta para los otrora Puntos México Conectado y, por supuesto, el desarrollo tecnológico.