16 de octubre 2020 | 4:37 pm

Salvador Cienfuegos, titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) durante la presidencia de Enrique Peña Nieto, enfrenta distintas acusaciones en Estados Unidos, entre ellas, la de presuntamente haber protegido al cártel Beltrán-Leyva.

De acuerdo con el archivo que elaboró el Tribunal Federal del Distrito Este de Nueva York, el apoyo de Cienfuegos al cártel se materializó con la organización de operaciones dirigidas contra grupos rivales.

Los cargos que le imputa la Fiscalía es conspiración de manufactura, importación a Estados Unidos y distribución de drogas ilícitas;además de lavado de dinero cuya procedencia apunta al narcotráfico. Estos fueron aprobados por un gran jurado luego de ver la evidencia -interceptada de teléfonos celulare- que presentó la Fiscalía.

Entre las miles de comunicaciones interceptadas, según los fiscales estadounidenses, había muchos mensajes directos entre Cienfuegos y un alto líder del cártel Beltrán Leyva, incluidos algunos en los que el militar retirado habló sobre su asistencia a otra organización del narcotráfico.

Según la información, “El Padrino”, como se le conocía a Salvador Cienfuegos (y también a la operación que derivó en su arresto), presuntamente cometió dicho delitos dentro del periodo de diciembre de 2015 a febrero de 2017.

Fiscales federales de Estados Unidos aseguran que el general Cienfuegos ayudó a la organización dirigida por los hermanos Marcos Arturo, Alfredo, Héctor, Esaúl Beltrán Leyva y Carlos Beltrán Leyva (H-2, escisión del Cártel de Sinaloa), a encontrar barcos para transportar drogas (cocaína, heroina, metanfetaminas y marihuana) y a organizar reuniones con otros funcionarios presuntamente involucrados.

Se le acusa de haber aceptado sobornos a cambio de protección que incluía información sobre posibles operaciones federales y estadounidenses en contra del cártel.

Cienfuegos fue arrestado el jueves por autoridades estadounidenses, bajo indicaciones de la DEA, en el aeropuerto de Los Ángeles. Seth Ducharme, fiscal federal interino, solicitó este viernes una orden permanente de detención contra el militar mexicano y sin fianza, porque considera que existe un alto riesgo de fuga.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo este viernes que la embajadora de México, Marta Bárcenas, le dio a conocer información sobre la investigación en contra de Cienfuegos desde hace dos semanas, no obstante, el registro de la acusación formal ante el tribunal está fechado el 14 de agosto de 2019.

La acusación está firmada por el abogado Richard P. Donogue.

En el capitulo 5 de la acusación formal, el gobierno de Estados Unidos advierte que si el presunto infractor llega a ser condenado por todos o alguno de los cargos de los que se le acusa, confiscará todos los bienes que haya sido adquiridos con el dinero resultante de actividades delictivas.

General de Brigada del Ejército, alto, de rostro y mirada severas, Cienfuegos alguna vez prometió combatir el narcotráfico y era considerado intocable, en un país donde el Ejército ha participado activamente en la lucha contra el crimen organizado en los últimos tres mandatos presidenciales, incluido el actual.

“El arresto (…) confirma lo que durante mucho tiempo han alegado traficantes y civiles por igual: que el Ejército del país, que juega un papel enorme en la lucha contra el crimen organizado, ha incurrido en corrupción”, opinó Parker Asmann, de InsightCrime, una organización que investiga al crimen organizado en Latinoamérica y el Caribe.

Cienfuegos es el segundo alto jerarca mexicano del aparato de lucha contra el narcotráfico aprehendido en Estados Unidos en los últimos meses, tras la captura de Genaro García, exsecretario de Seguridad Pública durante el mandato de Felipe Calderón entre 2006 y 2012.

La cónsul mexicana en Los Ángeles, Marcela Celorio, aseguró que se entrevistó en dos ocasiones con el militar retirado para revisar su estado de salud y condiciones de reclusión y que se le proporcionó “la debida” asistencia consular.

El embajador estadounidense en México, Christopher Landau, quien informó sobre la detención de Cienfuegos al canciller mexicano, escribió el viernes que a ambos países les “urge trabajar hombro a hombro”, en ambos lados de la frontera, en su lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico.