fbpx

9 de abril 2019 | 3:10 pm

La Cámara de Diputados tiene una composición inédita. Con 259 de los 500 escaños, Morena tiene la mayoría absoluta, algo que no ocurría desde 1994, pero además el relativamente nuevo partido promete una manera distinta de hacer política.

Aún así el Legislativo no ha estado exento de encontronazos entre el partido izquierdista del presidente Andrés Manuel López Obrador y la oposición.

“Diálogo democrático”

Mario Delgado es un economista que encabeza la poderosa bancada de Morena. En 1997, como militante del Partido de la Revolución Democrática (PRD), participó en otra legislatura histórica pues por primera vez el PRI perdió la mayoría absoluta y la oposición unida le arrancó el liderazgo del Congreso.

“Han pasado 22 años, es un nuevo momento en la vida política, hay enormes desafíos para consolidar la democracia, impulsar reformas necesarias, propiciar una participación más amplia de la sociedad. Pero todo en consenso (con la oposición), ninguna mayoría mecánica puede sustituir al diálogo democrático”.

“Cambio con rumbo”

Juan Carlos Romero Hicks, politólogo de profesión, es, desde la bancada del conservador Partido Acción Nacional (PAN), con 78 escaños, uno de los más duros críticos de López Obrador y de la llamada “cuarta transformación” que promueve.

“Lo población lo que quiere es ver resultados, no descalificaciones, ya terminó el proceso electoral. Hay que entender que es un México diverso, que hay que hacer un cambio con rumbo, sin ocurrencias. Son momentos muy complejos, pero no podemos declinar”.

“Oposición digna”

René Juárez, de 62 años, es un afrodescendiente del estado de Guerrero. Trabajó desde los cinco años vendiendo mariscos en el balneario de Acapulco. A los 18 tuvo su primer trabajo en el gobierno como peón y luego estudió Economía. Ha ocupado innumerables cargos de elección popular dentro del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Por décadas el PRI fue el partido dominante, pero ahora Juárez encabeza una bancada de 47 escaños. “El reto es ser una oposición digna, constructiva, que sea dique o cause cuando tenga que serlo. Apoyamos todo lo que le sirva al país y nos oponemos a las ocurrencias que pueden generar un daño a las familias mexicanas”, señala.

“Pacificar al país”

Abogado de profesión, Jorge Argüelles militó antaño en el PRI para después sumarse al Partido Encuentro Social (PES), que perdió su registro por no alcanzar el 3% de la votación nacional, pero que conserva 29 escaños y es aliado de Morena.

“Necesitamos pacificar al país, vivimos en un país violento, pobre. Necesitamos que las familias se sientan seguras”, dice al enumerar uno de los mayores retos para el nuevo gobierno. “Pero vamos a tardar, una pacificación real nos puede tomar hasta una década”.

“Mayor solidez en la unidad”

Hijo de un activista rural, Reginaldo Sandoval es líder de la bancada (con 28 escaños) del Partido del Trabajo, que se ha consolidado de la mano de López Obrador. Llama a construir “mayor solidez en la unidad” de Morena-PT-PES.

“Hay muchos diputados de la coalición ‘Juntos haremos historia’ que no acaban de asimilar la gran responsabilidad que tenemos”, dice al señalar que esto ocurre porque muchos legisladores “están formados en 35 años de neoliberalismo”.

“Invertir en educación”

Economista de profesión y con una amplia trayectoria en la Universidad de Guadalajara, de la que fue rector, Tonatiuh Bravo, líder de la bancada de Movimiento Ciudadano, con 28 escaños, ve con preocupación los recortes a la educación en este gobierno.

“México para tener viabilidad se necesita invertir en educación, en particular en educación superior, ciencia, tecnología”, dice. Se muestra escéptico ante el empeño de López Obrador de crear nuevas instituciones de educación superior. “Lo que se haga debe ser de calidad, porque entonces no tendrá el impacto esperado”, dice.

“Ganó el hartazgo”

Hijo de un ferrocarrilero que se esforzó para que sus hijos fueran a la universidad, Antonio Ortega es ingeniero mecánico de 64 años que se presenta como un “profesional de la política”. Militó en partidos de izquierda en tiempos en que era perseguida. Es diputado por del PRD, con 11 escaños.

“López Obrador gana la presidencia no a partir de su capacidad o de un programa de cambios para el país, su llegada tiene que ver con el hartazgo de la gente contra un viejo sistema. No ganó la izquierda, ganó el hartazgo”, sentencia.

“Nuevas formas de hacer política”

Abogado de profesión, Arturo Escobar asegura que desde su infancia le atrajo la política y a los 25 años ingresó al Partido Verde, que ha sido aliado del PAN y del PRI. Ahora esta bancada, que encabeza y suma 11 diputados, esboza por momentos una alianza con Morena.

“Son nuevos tiempos, nuevas formas de hacer política, hay que empezar a acostumbrarnos y esa parte hay que reconocérselas, como el tema de las consultas (que promueven Morena y López Obrador). En estos nuevos escenarios hay que adaptarse a un partido mayoritario que toma definiciones muy de la mano del presidente”, explica.