Miguel Rincón Arredondo, Andrés Manuel López Obrador

26 de abril 2019 | 2:01 pm

Actualización 30 de abril 2019 | 10:46 am

Andrés Manuel López Obrador se vio envuelto en señalamientos de posible influyentismo debido a que su compadre Miguel Rincón Arredondo, director general de Bio Pappel, ganó la licitación para suministrar el papel de los libros de texto gratuitos.

El viernes, en su conferencia matutina, el presidente aprovechó los cuestionamientos para afirmar que en su gobierno no habrá corrupción, por lo que buscaría cancelar el contrato ganado por Rincón Arredondo, quien es también miembro del Consejo Asesor Empresarial del Ejecutivo federal.

Voy a pedir a la instancia correspondiente, al gobierno, que se busque la forma legal de que se cancele el contrato, esa compra,

declaró el presidente.

Tres días después, en un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores, Bio Pappel recalcó que la licitación se ganó de manera legítima y competitiva, pero que aceptaría la petición del presidente.

“Para apoyar la visión de transparencia a prueba de suspicacias que promueve el presidente de la República, el Consejo de Administración de Bio Pappel informa que, por esta ocasión, apoya su petición y se retirará de esta licitación, sin exigir indemnización alguna al Gobierno como corresponde por ley ante una cancelación injustificada”, dijo la empresa.

“Al público inversionista de la Bolsa Mexicana de Valores, se le informa que la empresa no tiene ningún impedimento legal, ni conflicto de interés alguno para participar en el futuro en cualquier licitación pública del Gobierno federal, lo que hará si resulta de su interés, de acuerdo al estado de Derecho en México”, agregó.

Una historia compartida

Sin dar más detalles, el tabasqueño narró que “debido a una situación muy especial”, tuvo la oportunidad de conocer el proceso de gestación de Mercedes, hija de Rincón, quien después le pidió ser padrino de la entonces recién nacida.

“Fue un proceso muy importante y me pide, porque se dieron cosas excepcionales, muy humanas, que quería que yo fuera el padrino. Por una cuestión de afecto, buena fe, diría que de cariño a la niña”, dijo López Obrador.

A mediados de marzo, el presidente fue captado junto al cardenal emérito, Norberto Rivera, en el bautizo de la hija del empresario. De acuerdo con el columnista de El Universal, Salvador García Soto, en la ceremonia estuvieron presentes Olegario Vázquez Raña, Carlos Hank González, Ricardo Salinas Pliego y Miguel Alemán Magnani.

“El pequeño hijo de don Miguel traerá, con su exclusivo bautizo y sus prominentes padrinos, algo más que torta bajo el brazo: traerá un doble nexo del empresario maderero y papelero más importante del país, que ya no sólo será asesor, sino compadre presidencial”, escribió en ese entonces García Soto.

Pese a la amistad entre ambos, el presidente aseguró este viernes que desconocía que la empresa de Miguel Rincón había participado y ganado un contrato por hasta 221 millones de pesos (mdp) para proveer papel para elaboración de los libros de texto gratuito de la SEP.

Ni sabía yo ayer que estaba participando porque no estoy al tanto de todo. Tengo que atender cosas y hoy aparece que gana la licitación su empresa para vender el papel al gobierno, el papel para los libros de texto

afirmó el mandatario.

López Obrador dijo que el empresario es su amigo y compadre, pero que para demostrar su rectitud a “los conservadores y la prensa fifí” pedirá a la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) que se cancele el contrato de manera legal.

Le pido (a Miguel) que entienda la circunstancia, nosotros no sólo somos honestos, queremos que se sepa, que no quede ninguna duda de nuestra integridad,

sostuvo el presidente.

Agregó que de no ser posible le pedirá a Miguel Rincón “renunciar a su derecho y que me ayude a dar un ejemplo de que no va a haber corrupción, impunidad, influyentismo (..) ninguna de esas lacras de la política”.

¿Qué ganó Bio Pappel?

El fallo, publicado el jueves 25 de abril por la Conaliteg, estableció que Bio Pappel cumplió con los requisitos y estaba entre las cinco empresas que ganaron un contrato tras realizarse las evaluaciones técnicas y legales.

En la licitación se establece que la empresa de Rincón proveerá “papel offset para interiores con un precio unitario de 19,500 pesos, por hasta 9,800 toneladas, mientras el importe mínimo que se le asignó es de 88 mdp y el importe máximo que podrá recibir por la venta de papel es 221 mdp.

Esta no es la primera ocasión en que Bio Pappel hace contratos comerciales con Conaliteg.

Entre 2015 y 2018, la empresa obtuvo 19 contratos con la comisión, por un monto total de 297,477 mdp, de acuerdo con cifras de la plataforma CompraNet.

A lo largo del sexenio de Enrique Peña Nieto, la firma también obtuvo contratos con las empresas de participación estatal Talleres Gráficos de México (TGM), Impresora y Encuadernadora Progreso (IEPSA) y Liconsa.

Entre enero y febrero de 2019, la firma no obtuvo ningún contrato con la administración pública federal.

Bio Pappel nació cuando Grupo Durango y Grupo Industrial Durango se fusionaron. Después se dio la adquisición de compañías como Grupo Industrial Papelero Atenquique, Empresas Titán, McKinley Paper Company y Productora e Importadora de Papel S.A. (PIPSA).

La empresa reportó en el primer trimestre de 2019 un alza del 7% en su utilidad integral consolidada a 366 mdp, mientras que sus ventas aumentaron 5% a 6,014 mdp.

Bio Pappel argumentó este lunes que durante los últimos 50 años, la empresa ha participado en licitaciones abiertas para diferentes dependencias de gobierno, indiferentemente del partido que se encuentre en el poder y que las ventas al Gobierno federal solo representan 2% de sus ventas totales.