fbpx

9 de abril 2019 | 1:06 pm

El proyecto de inversión en la refinería en Dos Bocas, Tabasco, tiene solo 2% de probabilidades de generar valor para Pemex, concluyó el Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco) en un análisis.

El proyecto planeado por el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, que contempla una inversión de 160,000 millones de pesos, generará más costos que beneficios en 98% de los escenarios analizados por el centro de investigación.

El Imco creó un modelo financiero de la potencial refinería para analizar 30,000 escenarios. El análisis modificó los supuestos que determinan los flujos financieros en cada uno, de acuerdo a los lineamientos establecidos por Hacienda, a fin de evaluar la viabilidad de los proyectos de inversión.

En cada escenario se analizaron los márgenes de refinación, inversión total, tiempo de construcción y gastos operativos.

Además el modelo no contempló los costos de construcción, infraestructura adicional, como ductos e instalaciones de almacenamiento o la remodelación del puerto de Dos Bocas para recibir los buques de hondo calado, detalló el informe publicado este martes.

El análisis concluye que en 98% de los escenarios, el proyecto de inversión en la refinería Dos Bocas genera más costos que beneficios. Es decir, destruye valor para Pemex, 

afirmó el Imco.

Además, el centro de investigación indicó que la obra puede derivar en una crisis para las finanzas públicas del país.

El Presupuesto de Egresos de 2019 contempla para la etapa de planeación un total de 50,000 millones de pesos destinados al estudio de preinversión y desarrollo de la ingeniería, procura y construcción de las plantas de proceso, así como equipos y servicios auxiliares para la instalación de la refinería.

Como lo afirmó la SHCP, Pemex necesita tener un plan de negocios creíble y razonable. Para lograrlo, es necesario que la principal empresa de México se enfoque en inversiones que generen valor y no que lo destruyan,

sostuvo el instituto.

El IMCO propuso la cancelación de la refinería y reasignar recursos a actividades que incrementen la viabilidad financiera de la petrolera, como la exploración o producción, así como analizar otras opciones para mejorar el abastecimiento de gasolinas y diésel.