fbpx
Palacio Legislativo de San Lázaro (AFP)

28 de febrero 2019 | 1:44 pm

La Cámara Baja del Congreso de la Unión aprobó sin cambios y por mayoría calificada, con 463 votos a favor y uno en contra, la iniciativa recibida del Senado por la cual se decreta la creación de la Guardia Nacional.

Bajo mando civil, este nuevo cuerpo de seguridad contará con un periodo de transición de cinco años para que la Fuerzas Armadas vuelvan a los cuarteles.

El dictamen ahora será turnado a los congresos locales de las 32 entidades federativas, de las cuales 17 deben dar su visto bueno para que la reforma constitucional sea efectiva.

No obstante, el dictamen aprobado hoy por la Cámara de diputados fue modificado desde su publicación original tras haber generado críticas tanto de la oposición, como del sector civil, quienes exigían, principalmente, que la corporación tuviera un mando civil y no militar.

Estas son las principales características que tendrá la Guardia Nacional, la corporación que sustituirá a las Fuerzas Armadas en las labores de seguridad pública en México y que para algunos expertos cristaliza legalmente el deseo de los expresidentes Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto de involucrar a las fuerzas armadas en las labores de seguridad pública.

“Se está logrando este objetivo, solo falta que hoy la Cámara de diputados la apruebe para que las fuerzas armadas tengan legalidad en cuestiones de labores policiacas y de seguridad”, comenta Francisco Jiménez Reynoso, doctor en derecho e investigador de la Universidad de Guadalajara (UDG).

  1. Será dirigida por un civil

La corporación y su respectivo mando serán una institución policial adscrita a la Secretaría de Seguridad Pública, que actualmente está al mando de Alfonso Durazo. Uno de los requisitos para los mandos de dirección de la corporación es que no formen parte de las fuerzas armadas, y que si algún miembro de dichas fuerzas pasan a la Guardia, se convertirán en civiles.

“En este caso no se debe olvidar que aunque el dictamen propone un mando civil, el presidente Andrés Manuel López Obrador abrió la posibilidad de que se establezca un mando proveniente del ejército”, señala el doctor Jiménez Reynoso.

““La facultad para nombrar al jefe de la Guardia Nacional recae en el titular del Poder Ejecutivo y puede ser un civil o un militar retirado o en activo”, declaró López Obrador durante su conferencia matutina del 22 de febrero.

  1. Temporalidad

El presidente del país podrá disponer de las fuerzas armadas para labores de seguridad durante solo cinco años y debe informar al Senado sobre su actuación. Después deberán ser retiradas de esas funciones y quedará en su lugar la Guardia Nacional.

Durante ese lapso, se homologarán las estructuras, disciplina, capacitación, régimen de responsabilidades, educación, etc, del nuevo cuerpo de seguridad a los utilizados por las fuerzas armadas.

  1. Leyes secundarias

Se crearán las siguientes leyes: Ley de la Guardia Nacional, Ley nacional del uso de la fuerza, y Ley nacional del registro de detenciones.

La Guardia Nacional deberá coordinarse y colaborar con las entidades federativas y sus municipios. La ley establecerá los supuestos y mecanismos para el cumplimiento de este orden.

4. Jurisdicción civil

Los integrantes del nuevo cuerpo de seguridad, al formar parte de una institución policial civil, estarán sujetos a la jurisdicción del mismo orden.

“Que la Guardia Nacional sea de carácter civil es una cuestión de contrapesos, aunque esto no significa que en automático la corporación va a actuar correctamente. Las instituciones civiles también cometen abusos, por ejemplo. Para evitar esto falta establecer mecanismos específicos que lo garanticen”, dice Lilian Chapa Koloffon, experta en temas de seguridad en México.

5. Armas de bajo calibre

El armamento de la Guardia Nacional no será de uso exclusivo de las fuerzas armadas y se reglamentará el uso de la fuerza bajo estándares internacionales, de proporcionalidad y excepcionalidad.

El armamento exclusivo del ejército está especificado en el artículo 11 de la Ley federal de armas de fuego y explosivos.

6. Colaboración internacional

La alta comisionada de la Organización de la Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, participará en el proceso de selección y entrenamiento del uso de la fuerza de la nueva Guardia Nacional de México.

El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, dio a conocer esta noticia durante la asamblea anual del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), donde explicó además que se busca que el nuevo cuerpo de seguridad mexicano tenga un modelo parecido al de los carabineros de Chile.