fbpx

11 de junio 2019 | 3:44 pm

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, insistió este martes en que el acuerdo migratorio con México, que se anunció el fin de semana, incluye más de lo que se ha publicado, pese a que funcionarios mexicanos dieron a conocer más detalles del pacto, y agitó un documento frente a periodistas como prueba.

Trump no mostró el documento ni ofreció ningún detalle, pero una fotografía de Reuters del documento plegado permitió a reporteros leer partes.

El acuerdo incluye un plan regional de asilo y el compromiso de México de revisar, y posiblemente cambiar, sus leyes, según la copia.

El texto habla de “un enfoque regional para compartir la carga en relación con el procesamiento de las solicitudes de estatus de refugiado de los migrantes”.

“Si Estados Unidos determina, a su discreción y después de consultarlo con México, después de 45 días a partir de la fecha de la emisión de la declaración conjunta que las medidas adoptadas por el gobierno de México, en conformidad con la declaración conjunta, no han logrado los resultados suficientes para gestionar el flujo de migrantes hacia la frontera sur de Estados Unidos, el gobierno de México va a tomar las medidas necesarias”, dijo el documento según una imagen publicada por el fotógrafo Jabin Botsford, del diario The Washington Post.

La imagen solo muestra un párrafo y no se sabe qué medidas aplicaría México.

Según las imágenes publicadas por Botsford en su cuenta de Twitter, si Estados Unidos determina que las medidas adoptadas por México no han logrado los resultados deseados, “México va a tomar las medidas necesarias, en según su legislación interna para cumplir con el acuerdo, con miras a asegurar que el acuerdo entre en vigor en 45 días”.

Trump le dijo a los periodistas que dejaría que México lo anuncie “en el momento adecuado”, pero que “entra en vigencia cuando yo elija”.

La versión de que el acuerdo incluye más de lo que se ha publicado hasta ahora la dio más temprano el presidente en su cuenta de Twitter.


El presidente estadounidense había dicho el lunes que México pronto difundiría parte del acuerdo sin ofrecer detalles.

Al anunciar detalles no publicados previamente, las autoridades mexicanas dijeron el lunes que tenían 45 días para demostrar que los esfuerzos eran eficaces para reducir los flujos de migrantes, si no tendrían que conversar sobre más medidas con Washington.

Estados Unidos quiere que se declare a México como un tercer país seguro, en el que los solicitantes de asilo podrían estar en lugar de Estados Unidos, una demanda que México ha rechazado durante mucho tiempo.

El canciller Marcelo Ebrard dijo que cualquier acuerdo de ese tipo debería compartir la carga de asilo con otros países latinoamericanos.

El acuerdo evitó que Estados Unidos subiera un 5% los aranceles de importación a los productos mexicanos, una medida que Trump había prometido imponer a menos que México colaborara para frenar la migración.

Trump hizo de la reducción de la inmigración ilegal un tema central de su campaña electoral de 2016, pero sus esfuerzos por sacar adelante esa política se han visto frustrados.

México acordó el viernes tomar medidas para controlar el flujo de personas desde América Central, incluido el despliegue de 6,000 efectivos de la nueva Guardia Nacional en su frontera con Guatemala.

Sin embargo, durante el fin de semana no hubo señales de que México hubiese comenzado a reforzar la frontera.

Ebrard presenta informe sobre negociación con EU

El canciller presentó la tarde de este martes el informe que envió al Senado sobre su visita a Estados Unidos para solucionar la amenaza de aranceles del presidente Trump.

El funcionario dijo en conferencia de prensa que durante la negociación, Estados Unidos presentó una propuesta de tercer país seguro para su firma inmediata.

Sin embargo, sostuvo que la delegación mexicana respondió que no estaba interesada en analizar la propuesta, y que además se requería la aprobación del Senado.

Aclaró que el gobierno de Donald Trump nunca ofreció recursos económicos a México para apoyarlo como tercer país seguro.

Declaró que México empezará este miércoles el despliegue de efectivos de su recién creada Guardia Nacional en la frontera con Guatemala como parte del acuerdo con Estados Unidos para contener el flujo de migrantes.

El funcionario informó además que el programa de Protocolos de Protección a Migrantes (MPP, por sus siglas en inglés) -que obliga a México a recibir a los solicitantes de asilo en Estados Unidos que hayan pasado por territorio mexicano- se extenderá a tres nuevas ciudades de su frontera.

Confió en que México reducirá el flujo de migrantes y que no se estableció un número en las reducciones porque podría ser contraproducente para el gobierno nacional.