Ildefonso GuajardoIldefonso Guajardo. (Reuters)

11 de octubre 2018 | 6:17 pm

Pese a la lluvia de críticas, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, defendió el gasolinazo y el nuevo tratado de libre comercio con Estados Unidos y Canadá (USMCA) durante su comparecencia en el Senado de la República este jueves.

Los senadores le criticaron el abandono a las pequeñas y medianas empresas, así como la pobreza en el país, la cual orilla a los trabajadores a la informalidad y la ilegalidad.

El encargado de liderar las renegociaciones del TLCAN aseguró que fortalecer la conformación global de México fue uno de los ejes a la cabeza de la dependencia. En abril se renovó el Tratado de Libre Comercio con Europa (TLCUEM) y en 2016 concluyó la negociación del Tratado Integral y Progresista de Asociación Transpacífico (CPTPP) o TPP 11.

Guajardo de cualquier forma reconoció que en noviembre de 2016 -fecha en la que Donald Trump ganó las elecciones presidenciales- el país se encontró en una posición difícil, pero con el USMCA, México fortaleció su competitividad en América del Norte.

“De las 12 mil reglas de origen, con excepción de cinco, todas favorecieron la industria mexicana de manufactura”.

“Logramos el objetivo de mantener a México con el 60% del proceso de autopartes. Podremos exportar 50% más en los próximo años”, informó Guajardo.

Gasolina como aperitivo

Los reclamos hacia el gasolinazo no se hicieron esperar. Ante estos, el titular de la cartera económica respondió con una comparativa de pasadas administraciones y comentó que “los pobres no comen gasolina, comen tortilla”.

“El pollo en la administración de Calderón subió 58%, en lo que va del sexenio sólo ha subido 19.9% de acuerdo al Inegi. En el caso del huevo (…) lo estamos entregando exactamente en el nivel que lo recibimos después de seis años. En fin, aquí hay que medir, los pobres no comen gasolina, comen tortilla, leche y huevo”, manifestó Ildefonso Guajardo.

Dan la espalda a las Pymes

Senadores como Juan Manuel Fócil Pérez y Katya Elizabeth Ávila Vázquez le cuestionaron el papel que tienen las pequeñas y medianas empresas dentro de los tratados comerciales, argumentando que solo se benefició a las grandes empresas.

“Las pymes se ven afectadas por la violencia, los fideicomisos a grandes compañías y el desvío de fondos públicos”, puntualizó la legisladora.

Guajardo por su lado defendió que durante mucho tiempo fueron ausentes de este acuerdo, pero ahora la política de apertura representa un motor de crecimiento para el sector y se priorizaron los beneficios a los trabajadores.

De la mano, pobreza y huachicoleo

Uno de los primeros senadores en tomar el estrado para cuestionar al secretario fue Emilio Álvarez Icaza, quien afirmó que el modelo económico actual es una ‘fábrica de pobres’. Es por eso que la gente opta por el mercado informal y actividades como el huachicoleo, lo que genera violencia e inseguridad, afirmó.

“Le queda mucho a deber a México y a su gente. Es un país rico lleno de gente pobre. Aumentan los millonarios con fortunas mal habidas y crece la pobreza”, señaló en tono crítico el legislador apartidista.