27 de agosto 2019 | 7:27 am

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador destrabó un conflicto que tenía con empresas proveedoras del servicio de transporte de gas natural.

Tras semanas de negociaciones con IEnova, TC Energy, Grupo Carso y Fermaca, el presidente anunció este martes que su administración llegó a acuerdos con las tres primeras en las disputas que sostenía por cláusulas contractuales que consideraba abusivas y perjudiciales para la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Yo considero que el acuerdo es beneficioso para la nación porque va a significar un ahorro a la hacienda pública de alrededor de 4,500 millones de dólares (a valor nominal),

dijo el mandatario en su conferencia de prensa matutina.

La primera empresa que llegó a un convenio fue una filial del Grupo Carso, de Carlos Slim, mientras que aún falta afinar detalles sobre los contratos de dos ductos de Fermaca.

La CFE pidió a fines de junio la nulidad de algunas cláusulas de varios contratos a una sociedad entre IEnova -filial de la estadounidense Sempra Energy- y la canadiense TC Energy; a una filial del local Grupo Carso; y a Fermaca, controlada por el fondo suizo Partners Group.

El presidente había criticado los contratos, firmados en la administración de Enrique Peña Nieto, calificándolos de abusivos y leoninos, y que por ello se estaban pidiendo arbitrajes internacionales, aunque luego abrió la posibilidad a una tregua para negociar.

Las solicitudes de arbitrajes encendieron las alertas sobre si el gobierno respetaría los contratos firmados en anteriores administraciones o, por el contrario, si abrirá varios frentes de batalla con empresas privadas que podrían poner en riesgo inversiones en sectores clave.

Uno de los ductos que más atrajo la atención fue el de Texas-Tuxpan, construido por IEnova y la canadiense TC Energy. De todos los ductos involucrados es el más amplio, con 770 kilómetros y una capacidad de 2,600 millones de pies cúbicos diarios.

El diferendo por el contrato con este ducto llevó al embajador de Canadá en México, Pierre Alarie, a manifestarse en junio pasado.

Además, el gobernador de Texas, Greg Abbott, dirigió una carta el 25 de julio a López Obrador, donde le pedía que el gobierno mexicano concluyera lo más pronto posible la revisión de contratos de gasoductos.

Abbott argumentó que México y Texas se beneficiarían si la administración del presidente podía concluir rápidamente la revisión y permitía que los gasoductos pudieran transportar el excedente de gas natural del estado a plantas de energía y fábricas en el territorio nacional.

Reducen utilidades y tarifas

López Obrador aseguró este martes que las empresas implicadas  aceptaron en los contratos una disminución de alrededor del 30% en sus utilidades, y que en algunos casos se ampliaron plazos.

Agregó que con los acuerdos anunciados este martes se evitan los procesos de arbitraje internacional contra las empresas involucradas.

López Obrador destacó que México gana porque se redujeron las tarifas cobradas por el transporte de gas y además porque se evitó un pleito legal que hubiera significado ir a tribunales y cuya solución llevaría años.

(Además el conflicto legal) iba a generar una atmósfera de desconfianza hacia el gobierno y necesitamos inversión, tanto extranjera como nacional, para que se logre un mayor crecimiento económico,

afirmó el presidente.

El director general de la CFE, Manuel Bartlett, subrayó en la conferencia matutina que se bajaron de manera sustancial las tarifas del servicio de transporte de gas, “porque era el punto central de la renegociación”, para que reflejen “costos reales”.

El funcionario detalló que las tarifas serán fijas, planas y niveladas en el tiempo.

(Hubo) acuerdos equilibrados sobre casos fortuitos y causas de fuerza mayor y desistimiento de cualquiera de las partes de cualquier acción legal como lo deseaba el presiente, desde un principio,

manifestó Bartlett.

México gana con gas barato: Slim

Carlos Slim expuso en la conferencia que como parte de los acuerdos se estableció que cuando los ductos no estén operando, sobre todo de lado estadounidense, se puedan rentan a terceros y la CFE recibirá hasta el 50% de los ingresos obtenidos.

El empresario subrayó que algunos de los ductos traerán a México desde Estados Unidos el gas más barato del mundo a fin de sustituir el diésel y el combustóleo, que son más caros y contaminantes.

La gran importancia de estos gasoductos, parte de una gran infraestructura nacional, es que podemos acceder al gas más barato el mundo que se tiene en Texas, donde ya tenemos las conexiones (…) lo que permitirá al país hacer uso de un gas más económico y barato que va a poder sustituir el diésel y el combustóleo (…) tienen un gran ventaja desde el punto de vista ambiental,

subrayó Carlos Slim.

Slim agradeció al presidente su participación en las negociaciones, así como a Carlos Salazar, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y a Antonio del Valle, dirigente del Consejo Mexicano de Negocios.

Fueron muy importantes sus participaciones para poder estar aquí hablando de que se concluyen las mismas, y que ahora hay que ver lo que viene y que sin duda, habrá que buscar más inversiones y este tipo de solución creo que lo permiten,

sostuvo el empresario.

El empresario también dijo hay interés y confianza para invertir en México.

Lo que falta es hacer la inversión masiva que es la genera la actividad económica y el empleo, y es en la que se está trabajando, 

manifestó Slim.

La economía mexicana, la segunda más grande de América Latina, se estancó en el segundo trimestre del año. Algunos analistas señalaron que parte del freno económico se debía a la incertidumbre entre los empresarios sobre las políticas económicas del gobierno.

El empresario declaró que el débil crecimiento económico “está así porque no ha habido esa gran inversión, y es inminente que (la inversión) se pueda echar a andar quizá a partir de este año”.

Acuerdos dan certidumbre: CCE

Carlos Salazar calificó el acuerdo como memorable debido a la confianza depositada en las organizaciones empresariales involucradas.

Refleja la voluntad de nuestro gobierno en darnos certeza, en darnos certidumbre y sobretodo en ayudarnos a que México tenga una ventaja competitiva básica,

declaró Lomelín en la conferencia matutina.

Para el empresario, el acuerdo representa una ventaja en el mediano y largo plazo para competir, y alcanzar las tasas de crecimiento en el futuro, pues además marca el inicio de un proceso de inversión en el país.

“Hay un ganar ganar, todo mundo ha ganado con este tipo de diálogo, hemos privilegiado, como ha dicho el presidente, el diálogo en vez del disenso o la discusión”.

El representante empresarial señaló que hay compañías que seguirán invirtiendo en México, pues hay un compromiso verbal de cada una de ellas para continuar los procesos de inversión y terminar la red de gasoductos en el sur-sureste del país.

Además, consideró que se puede acceder a una materia prima importante como es el gas, y así aprovechar la ventaja competitiva al estar cerca del mercado más importante de gas.

Posiciones fundamentalistas de funcionarios afectan al presidente: Coparmex

El líder de la cúpula patronal del país, Gustavo de Hoyos, afirmó que las soluciones anunciadas demuestran que la participación privada debe alentarse, que hay decisiones del pasado que son buenas para el futuro y que las posiciones fundamentalistas de funcionarios afectan al presidente.

La calificadora Moody’s dijo este martes que los acuerdos dan certidumbre a las inversiones y asegura que los proyectos continuarán avanzando.

Con información de Reuters y AFP