22 de noviembre 2018 | 5:00 am

La irrupción electoral de Morena en México tuvo otras víctimas además de los partidos políticos tradicionales: los candidatos independientes.

El futuro de estas figuras parece incierto e incluso se avizora difícil de sobrevivir con el reacomodo político que se vive en la actual época en el país.

Los pobres resultados independientes conseguidos en los pasados comicios del 1 de julio son una muestra de que perdieron fuerza y atracción entre el electorado.

Recientemente la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) anunció una propuesta de iniciativa de ley con la cual busca sanciones del tipo penal para los candidatos independientes que presenten firmas apócrifas, lo cual no está tipificado aún como delito.

En el pasado proceso electoral dos candidatos presidenciales, Jaime Rodríguez Calderón y Margarita Zavala –quien abandonó el proceso previo a la elección– fueron acusados de presentar rúbricas falsas para alcanzar el registro, acción que manchó sus candidaturas ante el electorado.

Quizá el triunfo más sonado de los candidatos que optaron por competir por la vía independiente fue el de Miguel Treviño, quien logró imponerse en la alcaldía de San Pedro Garza García, en Nuevo León, un bastión que por años perteneció al Partido Acción Nacional.

En esa misma entidad hubo cuatro candidatos más que lograron ganar en otros municipios, así como un par en Oaxaca y otros en Puebla, Querétaro, Tamaulipas, Sonora, San Luis Potosí, Jalisco, Chihuahua, Chiapas y Morelos.

Sin embargo, ningún político respaldado por un proyecto independiente logró llegar al Congreso Federal, pese a que había dos fuertes candidaturas como la de Pedro Kumamoto en Jalisco y Manuel Clouthier en Sinaloa, quienes aspiraban al Senado.

El actual gobernador de Nuevo León, que pidió licencia para competir como independiente rumbo a la presidencia de México, logró conseguir 5.23% (2.9 millones de sufragios) de la votación para posicionarse en el cuarto lugar, tras levantar polémicas por sus propuestas y presuntas trampas en la reunión de firmas.

El problema es la ley

Manuel Clouthier afirma que el gran problema al que se enfrentan las personas que aspiran a competir por la vía independiente es la ley que pone muchas trabas.

Lo dije desde antes de la campaña, lo dije durante la campaña y lo sigo sosteniendo ahorita: el problema es la ley. Tenemos una ley por demás inequitativa, una ley discriminatoria, que trata con trabas a los independientes

indica Manuel Clouthier.

Clouthier encabezó una fórmula para tratar de llegar al Senador por la vía independiente en Sinaloa, pero el resultado le fue adverso: sólo consiguió el 7.29% de los votos. En esa entidad se impusieron los candidatos de las coaliciones lideradas por Morena y por el PRI.

En entrevista con El CEO, el ex panista aclara que a las candidaturas independientes no se les tiene que generalizar como si fueran un mismo partido, se les tiene que analizar de forma separada ya que son figuras personalísimas.

“Cuando tú votas por un candidato independiente estás votando única y exclusivamente por la persona. No se puede aglutinar como si fuera un partido porque, por ejemplo, qué tengo en común yo con ‘El Bronco’, nada, absolutamente nada, a mí no me juzguen con ese señor”, agrega.

Para Clouthier es prácticamente imposible que un independiente pueda competir en disputas estatales o presidenciales, ya que las condiciones son muy desiguales, como ocurrió el 1 de julio.

Tiene que modificarse, no puede seguir como está. Es una ley que aprobó la partidocracia con el objeto precisamente de decir que en México existen ya las candidaturas independientes aunque no cumplan con el principio de oportunidad efectiva, que es un principio que debe existir como todos los derechos humanos

concluye Clouthier.

El ex diputado independiente concluye que el problema en México es que todos los días los derechos humanos se “regatean”, eso ocurre con el derecho a la participación política que se debe de pelear porque a los partidos políticos no les interesa que existan candidaturas independientes fuertes y así ocurrirá mientras se mantenga la actual ley que obliga en muchas ocasiones a hacer trampa.

Una democracia más accesible

Una de las figuras más representativas de las candidaturas independientes es Pedro Kumamoto. El joven político de Jalisco intentó conseguir un escaño para el Senado pero no lo logró, aunque su fórmula obtuvo 761,812 votos, cerca del 21.87%.

En entrevista con EL CEO, el integrante de Wikipolítica asegura que debe existir una reforma política en México para lograr que la democracia se vuelva más accesible para todas las personas que quieran participar como independientes, como asociaciones o como partidos políticos.

Es importante impulsar una reforma política verdaderamente que le dé nuevos bríos a la democracia (…) debemos hacer que más personas se involucren en la toma de decisiones y lo que alcanzamos a ver es que existe un enorme déficit democrático

agrega Pedro Kumamoto.

Sobre el tema de los candidatos independientes que presentaros firmas apócrifas, Kumamoto indica que se les debería negar el registro dependiendo de cierto porcentaje presentado.

El joven político de Jalisco asegura que la agrupación política a la que pertenece se replantea los proyectos que vendrán más adelante, pero por lo pronto serán una oposición que apueste a los debates. “El desencanto está calando ampliamente en nuestro país y por lo mismo debemos tomar cartas en el asunto”, concluye.

Las candidaturas independientes habían ganado terreno con la crisis de los partidos políticos, pero la ola morenista del pasado 1 de julio los obligó a replantear cada uno de los proyectos luego de los malos resultados y las trabas a las que se tuvieron que enfrentar.