mina-carbon-coahuila-sabinas

4 de agosto 2022 | 7:57 am

Advertisement

Diez mineros permanecen atrapados tras un derrumbe a las 13:35 horas de este miércoles en una mina rústica de carbón en el estado Coahuila, mientras que cinco fueron rescatados y trasladados a hospitales, dos fueron dados de alta, dijeron autoridades.

Los mineros quedaron atrapados luego de que se toparan con un área llena de agua mientras excavaban al interior de la mina, ubicada en el municipio Sabinas, Coahuila, que al derrumbarse provocó una inundación, reportó Laura Velázquez, coordinadora de Protección Civil.

A las 5:00 horas hubo una reunión de organización de balance, encabezada por la Secretaría de la Defensa Nacional, además de que participó la Guardia Nacional, autoridades del gobierno del estado, la alcaldesa de Sabinas y su servidora

dijo Laura Velázquéz en un enlace durante la conferencia matutina. 

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) indicó que “se está trabajando de manera coordinada con autoridades”, además que se implementó el Plan DN-III.

Leer más: Tula, la zona industrial energética más contaminante del país; sin freno en daños

Otro accidente en una mina 

Imágenes transmitidas este miércoles por la televisión mostraron a decenas de personas, muchas de ellas aparentemente familiares, afuera de la mina, una instalación precaria, tratando de obtener información sobre sus parientes.

Además, el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme, dijo que un trabajador que logró salir de la instalación alertó sobre el accidente.

Mientras que el secretario de gobierno del estado, Fernando Donato de Las Fuentes, dijo a periodistas en el lugar que estaban buscaban buzos para tratar de llegar hasta los mineros.

Lo sucedido el miércoles rememora otro accidente en 2006 en una mina de carbón de Grupo México.

En ese entonces, una explosión por acumulación de gas metano en la instalación Pasta de Conchos, también en Coahuila, sepultó a 65 mineros.

Se realizaron intentos para tratar de rescatar a los mineros, pero finalmente fueron abandonados. Los cadáveres quedaron sepultados bajo tierra. En septiembre del 2020, familiares alcanzaron un acuerdo reparatorio con el gobierno de México.

Con información de Reuters