fbpx
financiar organizaciones sociales

20 de octubre 2019 | 5:00 am

El entorno al que se enfrentan las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) en México es cada vez más complicado y no parece que los obstáculos que enfrentan para financiar sus operaciones vayan a mejorar en los próximos años.

Desde su llegada al gobierno, Andrés Manuel López Obrador arremetió contra este tipo de asociaciones civiles, acusándolas de “conservadoras” y de utilizar dinero público para fines poco transparentes.

En esa tónica, en febrero anunció que su administración no destinaría dinero para apoyar las labores de la sociedad civil organizada, lo que impactó a muchos actores sociales – entre ellos, a los refugios de mujeres en situación de violencia extrema – y ‘cerró la llave’ a programas de colaboración entre el gobierno y las OSC.

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol), brazo de vinculación entre la extinta Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) —actual Secretaría de Bienestar— y la sociedad civil se quedó sin presupuesto para el Programa de Coinversión Social, muestra el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF).

En este programa, diversas organizaciones civiles presentaban proyectos alineados a atención de población vulnerable, regeneración del tejido social o fortalecimiento en las comunidades, entre otros, y recibían recursos del gobierno para solventar una parte de sus gastos.

De hecho, el propio Indesol ha visto una reducción en su presupuesto de 22% desde 2018.

Si bien este órgano no es el único que entregaba recursos a organizaciones civiles, puesto que otras dependencias también emitían sus convocatorias para realizar proyectos, en general los recursos para estos fines disminuyeron drásticamente o se eliminaron, de acuerdo con el PPEF.

Derivado de lo anterior, la sociedad civil ha tenido que recurrir a su creatividad para garantizar sus ingresos y su operación, refiere Laura Chávez, gerente de recaudación de fondos de la organización de recaudación de células madre Be The Match.

1.  Donadores en línea

La tecnología avanza y las organizaciones deben integrarse cada vez más a ella, considera Chávez.

Poner un botón de donación en el sitio web de la asociación – ¡tener un sitio web! – puede convertirse en una herramienta muy útil y con un costo muy bajo para la implementación, pues reduce los costos que tendría llegar al público meta y permite que los donadores se autoseleccionen.

“Las nuevas generaciones tienen mucho acceso al internet, entonces es una forma de fomentar la cultura de la solidaridad y el apoyo”, dice Chávez.

Es importante tener en cuenta que un donante será más propenso a financiar una organización de la sociedad civil por esta vía, si ve que hay transparencia en el uso de los recursos, el sitio web es claro y la información se presenta de una manera innovadora, de acuerdo con el desarrollador y comercializador de software Hubspot.

2. Las empresas pueden ser tus aliadas

Los departamentos de responsabilidad social empresarial son un interlocutor cada vez más importante entre las asociaciones civiles y el financiamiento privado.

Por ello, Chávez recomienda a los recaudadores de fondos involucrarse en todos los aspectos del funcionamiento de la operación y conocerla a profundidad.

Lo más importante es transmitir una comunicación adecuada, tienes que ser experto en el tema. Así puedes generar documentos específicos, hablar sobre los proyectos y detectar qué aspectos le pueden interesar a determinada empresa

, dice.

Dialogar con las empresas y convertirlas en socios estratégicos potencialmente puede aumentar el tiempo de vida de una organización de la sociedad civil – que actualmente oscila entre los tres y cinco años– , dado que puede ser la diferencia entre acceder a los recursos necesarios para financiar la operación o quedarse sin ellos, considera Chávez.

3. Equipos de reclutamiento en calle

De unos años para acá, esta estrategia ha cobrado relevancia y cada vez es más común ver a promotores de organizaciones como UNICEF o Save The Children buscando donadores interesados en centros comerciales o en la vía pública.

Aunque esta estrategia representa costos de inicio para las asociaciones, pues hay que pagar al personal, conseguir uniformes y capacitaciones, el retorno de inversión se puede dar en un año o menos, dice Chávez.

Para la especialista, el truco se encuentra en elegir bien los espacios donde puede haber personas interesadas y con suficiente dinero como para hacer donaciones de una sola exhibición y permanentes.

4. Financiamiento internacional

Aunque para acceder a financiamiento de organismos o grupos internacionales suele ser necesario contar con trayectoria y experiencia probadas – algo que las organizaciones civiles nuevas no siempre consiguen demostrar –, este tipo de recursos tienen ventajas.

La primera, es que generalmente están en dólares. La segunda: suelen ser multianuales y quienes se financian a través de ellos, pueden acceder a capacitaciones para mejorar sus procesos o profundizar en sus labores.

Generalmente, las convocatorias de estos grupos van destinadas a organizaciones de varios países en donde tienen presencia.

5.Organización de eventos

Para organizar un evento exitoso, es necesario sumar a los actores estratégicos, conseguir socios y presentar un proyecto que atraiga a potenciales donadores.

Uno de los aspectos prioritarios es conseguir socios para llevar a cabo el evento y hacer contacto con artistas, o personalidades, que tengan resonancia entre la población objetivo.

Hay que buscar perfiles de personas que quieren colaborar con la causa y que pueden hacerlo

, dice Chávez.

La organización Be The Match recientemente está incursionando en el tema. El 24 de octubre realizará una subasta de arte para recaudar fondos para terapia celular.

Dentro de los consejos para las organizaciones en este rubro destaca involucrar a los donadores actuales y a través de ellos, contactar con nuevas personas.