restaurantes nueva normalidad

7 de agosto 2020 | 3:32 pm

Ciudad de México (CDMX) tendrá de vuelta bares, cantinas y antros abiertos, pero sólo si operan con el giro de restaurante y bajo los horarios establecidos por el gobierno capitalino.

El anuncio forma parte del programa denominado REABRE, el cual permitirá a este tipo de establecimientos moverse como restaurantes, lo que incluye también a salones y jardines de fiestas.

Esto quiere decir no sólo que van a poder ofrecer servicio de alimentos, sino que van a operar tal cual operan los restaurantes durante esta contingencia

dijo José Merino, titular de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP). 

Esta apertura obliga a los establecimientos a cumplir con horarios y medidas sanitarias propias de un restaurante, para lo cual deberán registrarse en el sitio covid19.cdmx.gob.mx/medidassanitarias a partir del próximo lunes 10 de agosto.

Claudia Sheinbaum, jefa de gobierno capitalino, precisó que la reapertura de los salones de fiesta y bares no significa que se abren las actividades propias de salones de fiesta y bares.

El programa contempla que este tipo de negocios pueden cambiar de giro a restaurantes o a fondas, pero no pueden organizar eventos que concentren a grandes grupos de personas.

Y para ello, deben registrarse ante el Gobierno de la Ciudad para que se les otorgue el permiso siempre y cuando cumplan con las mismas medidas que cumplen los restaurantes.

En conferencia de prensa, las autoridades capitalinas precisaron este programa aplica de manera temporal hasta que la capital esté en Semáforo Verde.

El objetivo de esto es, por supuesto, reactivar la economía del sector y evitar la pérdida de empleos

comentó por su parte Claudia Sheinbaum, jefa del gobierno capitalino.

Para poder operar bajo el esquema de REABRE, la capacidad permitida para los establecimientos es de 30%, si éste no tiene algún espacio en el exterior para poder mover enseres y de 40% si cuenta con espacio para ello.

Además, se sugiere el uso de ventilación natural, pero en caso de no ser posible, por lo menos 30% vendiendo del exterior en el caso de ventilación artificial.

Otra de las reglas es que los establecimientos cuenten con filtros sanitarios, bajo el que se prohíbe el ingreso a cualquier persona con temperatura superior a 37.5 grados y si hay música ambiental, debe sonar máximo a 62 decibeles.

Entre las medidas obligadas para estos establecimientos está el uso de careta y cubrebocas para los meseros durante todo el tiempo de servicio, así como el cambio de manteles y servilletas después de cada servicio.

Asimismo, las mesas deben colocarse en zigzag y a una distancia mínima de 1.5 metros, se prohibe fumar en cualquier área, así como el uso de menús impresos e individuales, se obliga el uso constante de gel antibacterial mínimo a 70% de alcohol y fomentar el uso de medios electrónicos de pago.

El horario de restaurantes se amplió a partir de las 7 de la mañana y hasta las 10 de la noche, que es el límite nocturno.

Se reanudan otras actividades

A partir del 11 de agosto, museos con hasta 30% de aforo, mientras que el 12 de agosto inician los cines, con la misma capacidad de los museos, además de que se va a ampliar el horario de todos los comercios de CDMX para que puedan abrir de las 10 de la mañana hasta las 5 de la tarde.

En el caso de las albercas deben de seguir las 10 reglas básicas de todos los negocios: no pueden compartir equipo como tablas, gorras, pinzas de nariz, goggles, toallas, flotadores; además de que se debe de establecer un aforo máximo, pero que garantice un mínimo de seis metros cuadrados por nadador.

La zona de gimnasio, pesas, aparatos, cardio debe de permanecer cerrada; y por supuesto promover la higiene personal antes y después del acceso a las albercas.