29 de julio 2020 | 11:49 am

Este miércoles inició la segunda audiencia de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), ante autoridades, ahora por el caso Odebrecht.

Se estima que el monto de los sobornos recibidos por el exfuncionario por parte de la firma brasileña asciende a 9.15 millones de dólares.

De acuerdo con la carpeta de investigación FED/SEIDF/IGI-CDMX/0000117/2017, a Lozoya se le acusa de los delitos: operar con recursos de procedencia ilícita (lavado de dinero), asociación delictuosa y cohecho (este último solo Lozoya).

Durante la segunda audiencia, la Fiscalía General de la República (FGR) solicitó el cumplimiento de la orden de aprehensión, misma que el juez no pudo considerar legal, no obstante, al respecto de los derechos del imputado.

La FGR de Alejandro Gertz Manero expuso que parte de su investigación en contra de Lozoya, por el caso de Odebrecht, apunta a que éste excedió el número de inversiones en el extranjero.

“Odebrecht en México era dirigida por Luis Alberto “M”, quien constantemente se reunía con “ERLA” (Emilio Ricardo Lozoya Austin) para pedirle orientación en la estructuración de programas en diversos estados de la República, (Tamaulipas, Veracruz e Hidalgo, principalmente).

“En cambio, ERLA ofreció a Luis Alberto un cargo en la administración pública, en caso de que su partido (PRI) llegara a ganar las elecciones, en el 2012”, narró la Fiscalía. Sin embargo, sólo lo favoreció para conseguir contratos de obra pública a cambio de varios pagos.

“Usted (Emilio Lozoya) sabía que los recursos eran de Odebrecht y recibió 10.5 millones de dólares como resultados de sobornos; se asoció con madre, esposa y otra persona, con el propósito de delinquir. Esto es así toda vez que su hermana era la propietaria de la cuenta”, acusó la FGR.

Por lo anterior, la FGR le imputó los delitos de operaciones de procedencia ilícita del código penal federal vigente en la época, por transferir recurso del exterior a territorio nacional sabiendo que era ilícito y comprar bienes para ocultar el origen del recurso; asociación delictuosa y cohecho.

 De manera respetuosa hacia la autoridad, quiero que sepa que no soy culpable ni responsable de los hechos que se me imputan

 Declaró Emilio Lozoya frente a las acusaciones de la Fiscalía General de la República

Explicó que, con base en “su compromiso” por colaborar con las autoridades en la investigación de este caso, solicitó desde España que aceleraran su proceso de extradición a México.

Reiteró, que al igual que en el caso de Altos Hornos y Agro Nitrogenados, fue intimidado, presionado, influenciado e instrumentalizado.

 Señalaré a las personas responsables de estos hechos y los posible beneficiarios de los mismos

 advirtió Lozoya

Al solicitar la vinculación a proceso, el juez permitió la presentación de los datos de prueba de la FGR en contra del imputado.

De acuerdo con la FGR, las declaraciones de Luis Alberto m. son unas de las más importantes en contra del exdirector de Pemex.

“Como representante de Odebrecht en México, diseñó infinidad de planes irregulares junto con ‘ERLA, quien muchas veces le argumentó conocer a la perfección a varios empresarios, con quienes pretendía aumentar sus acciones, junto con la empresa brasileña”, detalló.

Sostienen la acreditación de varias empresas utilizadas por la constructora brasileña para operar los pagos ilícitos y no contabilizados a personas de interés.

“Hubo dos pagos en beneficio por 4 millones de dólares durante la campaña (del expresidente Enrique Peña Nieto) y otra por 6 millones de dólares cuando fue director de Pemex”, aseveró la Fiscalía.

La Fiscalía dijo que a partir de las denuncias de Pemex y Pemex Transformación se inició la carpeta de investigación que incluyen las declaraciones de la empresa brasileña que se dijo culpable en una Corte en Nueva York por el pago de sobornos, entre ellos los 10.5 millones de dólares a un funcionario mexicano.

Otros empleados de la constructora indicaron que Luis Alberto M. era quien se encargaba de las operaciones de Odebrecht en México; este último identificó al expresidente de Pemex como la persona que recibía los sobornos.

La Fiscalía dijo que a partir de las denuncias de Pemex y Pemex Transformación se inició la carpeta de investigación que incluyen las declaraciones de la empresa brasileña que se dijo culpable en una Corte en Nueva York por el pago de sobornos, entre ellos los 10.5 millones de dólares a un funcionario mexicano.

Otros empleados de la constructora indicaron que Luis Alberto M. era quien se encargaba de las operaciones de Odebrecht en México; este último identificó al expresidente de Pemex como la persona que recibía los sobornos.

Asimismo, mostraron el acta de sesión con el Consejo de Administración para determinar la excepción en la contratación de servicios de la Refinería Miguel Hidalgo en Tula, la cual implicó la eliminación de la licitación pública que consta también en el acta de sesión extraordinaria.

La adjudicación directa a Obredecht para el acondicionamiento en dicha refineria se registró en los contratos de obra pública de febrero de 2014, firmados por la empresa brasileña y la paraestatal.

Los ofendidos: Pemex y UIF

Pemex, por su parte, acusó a Lozoya de utilizar diversas empresas para reallizar operaciones en lugares considerados paraísos fiscales.

“Todos (Emilio y su familia) omitieron informar a las autoridades hacendarias y a la Función Pública de los movimientos que estaban recibiendo a través de una empresa extranjera”, señaló.

La Unidad de Inteligencia Financiera de Santiago Nieto se mostró conforme con los datos de prueba expuestos por la FGR.

 Solicitamos la vinculación a proceso por estos tres delitos

 requirió el representante de la UIF

Tras 12 horas de audiencia, Emilio Lozoya es vinculado a proceso por los delitos de lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho por el caso Odebrecht, informó la Fiscalía General de la República.

Las medidas cautelares que impuso el juez al funcionario implican que éste llevará su proceso en libertad, portará un brazalete electrónico para su localización; y a diferencia de las medidas impuestas en la primera audiencia, no podrá salir de Ciudad de México, a solicitud de la FGR.

Asimismo, el juez concedió un plazo de 6 meses para la investigación complementaria, cuyo plazo vence el 31 de enero de 2021.

Por último, el juez otorgó la libertad condicional a Lozoya; una vez que éste sea dado de alta en el hospital podrá circular en Ciudad de México sin vigilancia más que la del brazalete.