AMLO

1 de julio 2020 | 7:18 pm

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, subrayó este miércoles que la recuperación económica por la crisis sanitaria del coronavirus está enfocada en apoyar al sector de la sociedad más vulnerable del país, equivalente al 70% de la población, también ayudará al 30% de mayores ingresos, pues reactivará los negocios y las actividades productivas que luego generarán ganancias al sector empresarial.

El presidente destacó que en los primeros 18 meses de su gobierno, 55% de los hogares de menores ingresos ya reciben al menos un apoyo de los programas del gobierno federal y el objetivo es que para finales de año los beneficiarios sean 25 millones de hogares, es decir, 70% del total nacional.

“En vez de seguir con el sofisma neoliberal según el cual si llueve fuerte arriba gotea abajo, como si la riqueza fuera permeable y contagiosa, ahora nosotros destinamos los apoyos para el bienestar empezando por la base de la pirámide social, y de allí hacia su cúspide. De abajo hacia arriba”, expuso el mandatario desde el Palacio de Bellas Artes.

Con esta inyección de recursos rápida y directa a las familias se está fortaleciendo la capacidad de compra o de consumo de la gente y con ello estamos reactivando pronto la economía“, afirmó.

Su mensaje, como parte de la conmemoración del segundo aniversario de las elecciones de 2018, hizo eco también de las consecuencias de la pandemia del virus COVID-19 en cuanto a la salud pública.

Sin embargo, sirvió como plataforma de promoción para los programas sociales, obras de infraestructura y el combate a la corrupción impulsado desde diciembre de 2018.

Las afectaciones de la pandemia originada en Wuhan, China, a finales de 2019 precipitaron la crisis del modelo neoliberal, afirmó López Obrador.

“A diferencia de otros tiempos y de lo que hacen -y respetamos- otros gobiernos de otras latitudes nuestra estrategia para remontar la caída de la economía ha sido radicalmente distinta”, subrayó el mandatario, pues su administración centrará los esfuerzos de recuperación en el sector poblacional económicamente más vulnerable.

“Los de la base piramidal, reciben más beneficios porque se trata de los pobres y no puede haber trato igual entre desiguales, a ellos les pueden corresponder más de un apoyo y se atiende a casi el 100% de las familias en particular a las comunidades indígenas”, dijo.

Además, este sector “preferente” incluirá la protección a los trabajadores del Estado, como maestros, médicos, enfermeras, militares, así como empleados de Petróleos Mexicanos y la Comisión Federal de Electricidad.

La inyección de recursos fortalecerá la capacidad de compra y consumo de las familias, con lo que espera que la economía nacional se recupere rápidamente.

Nuestro modelo no solo significa bienestar y seguridad para la paz y la tranquilidad de todos los mexicanos, también ofrece al 30% de la población con mejores condiciones económicas la posibilidad de hacer negocios, obtener ganancias lícitas y progresar sin trabas o ataduras”, dijo.

Como otro factor relevante para reanimar las actividades comerciales, resaltó la entrada en vigor del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) a partir de este miércoles y recordó que la próxima semana visitará al presidente estadounidense, Donald Trump en la Casa Blanca.

“El tratado atraerá más inversión extranjera para la industria de exportación, se crearán más oportunidades de negocios para empresarios y comerciantes, así como puestos de trabajo mejor pagados en beneficio de técnicos y profesionales con altos niveles académicos”, expresó López Obrador.

En cuanto a los proyectos de infraestructura, López Obrador reiteró que la construcción del aeropuerto en Santa Lucía, Estado de México, ahorrará 220,000 millones de pesos que el Nuevo Aeropuerto Internacional de México que estaría ubicado en Texcoco.

También destacó la construcción de 922 kilómetros de vías de ferrocarril para el Tren Maya, así como la rehabilitación del sistema nacional de refinación y la instalación de la nueva Refinería Dos Bocas, en Tabasco, estado natal del mandatario.

 ‘Ya pasó lo peor de la crisis económica’

En materia económica, el mandatario afirmó que “ya pasó lo peor de la crisis económica”.

Como muestra dijo que, según datos del SAT, las ventas de las principales tiendas de autoservicio del país subieron 8.8% real de enero a junio, respecto al mismo lapso del año pasado, mientras que las remesas crecieron 10% en mayo, respecto a abril, según datos de Banxico.

En cuanto a la pérdida de empleos formales, que fue de 550,000 en abril y 345,000, el mandatario adelantó que en junio solo 83,000 trabajadores se dieron de baja en el seguro social.

Estoy convencido que en este mes que inicia, julio, se dará un aumento en el número de empleos, cuando menos se mantendrán los 19 millones 500,000 trabajadores que hoy están inscritos en el seguro social“, estimó.

Asimismo, la recaudación de impuestos en el primer semestre del año aumentó en 53,643 millones de pesos, es decir, se mantuvo igual que el año pasado en términos reales“.

En cuando al tipo de cambio, López Obrado dijo que el peso muestra una recuperación frente al dólar.

El peso se ha venido recuperando poco a poco, llegó a estar a 25 pesos y un poco más por dólar, ahora está a menos de 23 pesos por dólar. Poco a poco se ha ido recuperando nuestra moneda, durante el tiempo que llevamos en el gobierno, se ha depreciado solo 12%“, señaló.

Engañosa mejoría en seguridad

Sobre seguridad, López Obrador destacó las reuniones diarias con el gabinete especializado en la materia, donde se analizan estadísticas de homicidios, feminicidios, secuestros, asaltos y otras violaciones a los derechos humanos.

De acuerdo con los datos de presidencia, el gobierno ha mantenido sin “aumentos sensibles” algunos delitos de alto impacto.

Otros, como el robo de vehículos disminuyó 41% en mayo pasado, en comparación con noviembre de 2018, último mes del sexenio de Enrique Peña Nieto.

El secuestro bajó en 25% en el mismo periodo; el robo a transporte público colectivo 58%; el robo de taxi 36%; a casa habitación 27%; a negocio 24%; y a transeúnte, 45%, explicó.

Sin embargo, estas cifras se aplican principalmente a las zonas urbanas, donde la mayoría de actividades llevan hasta tres meses pausadas por la pandemia, lo que explica la disminución del registro de delitos, explica Javier Oliva Posada, experto en seguridad de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Los principales centros financieros reportaron una disminución tan constreñida de la movilidad social que esto tuvo un impacto directo en la comisión de todo tipo de delitos, dice el experto.

“En cambio los homicidios dolosos se mantuvieron al alza o cuando menos en los mismos niveles porque los organismos criminales aprovecharon la ‘distracción’ de la pandemia para llevar a cabo matanzas muy graves”, explica.

Para Oliva Posada, una tasa delincuencial más cercana a la realidad se podrá diferenciar solo hasta que las actividades productivas se recuperen en su totalidad. Esto es hasta el regreso a clases en todos los niveles educativos.