14 de febrero 2022 | 10:33 am

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que su hijo mayor, José Ramón López Beltrán, trabaja en una empresa de los hijos del empresario Daniel Chávez Morán, dueño de Grupo Vidanta y actual asesor del Tren Maya.

Durante su conferencia matutina, el mandatario federal agregó que Chávez ayuda en la supervisión del Tren Maya “sin cobrar nada” y descartó que se trate de un conflicto de interés, ya que el empresario no tiene ningún negocio con el gobierno.

“En efecto, es una empresa de los hijos de Daniel Chávez, que me ayuda como supervisor honorífico en el Tren Maya, pero no cobra absolutamente nada ni tenemos una relación de negocios, él (Daniel Chávez) no tiene ningún negocio con el gobierno federal, no hay ningún problema de interés”, declaró desde Palacio Nacional. 

 

En junio del 2020, cuando el presidente dio el banderazo de salida de construcción a tres de los cuatro tramos del Tren Maya también informó que se incluía a Daniel Chávez Morán al proyecto, el empresario y fundador de Grupo Vidanta, quién sería “los ojos del presidente” durante la construcción de la obra.

López Obrador aclaró que se trata del caso de un empresario que quiere ayudar en el Tren Maya; mientras que su hijo trabaja en Estados Unidos junto con su esposa.

“No tiene nada que ver con Pemex, ni ninguna empresa ni nada con el gobierno”, afirmó el mandatario al hacer referencia a su primogénito. 

También puedes leer: Daniel Chávez, el dueño de Vidanta que será el supervisor del Tren Maya

La casa en Houston 

Hace unas semanas, el hijo mayor del presidente está en medio de la polémica tras la publicación de un reportaje en donde se reveló que él junto con su pareja Carolyn Adams Solano rentaron un lujoso inmueble que perteneció a un alto ejecutivo de Baker Hughes, una empresa que tuvo contratos con Petróleos Mexicanos (Pemex).

La controversia se centra en un posible conflicto de interés debido a que cuando José Ramón ocupó la casa, de agosto del 2019 a enero del 2020, esa compañía recibió contratos y asignaciones en Pemex por 194 millones de dólares.

También puedes leer: La ceguera voluntaria de la familia presidencial

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de EL CEO (@elceo__)

José Ramón López Beltrán aclara origen de recursos

Ante la polémica sobre el origen de sus recursos para rentar o comprar esta propiedad, el domingo por la noche, José Ramón López Beltrán informó a través de su cuenta de Twitter que trabaja en la empresa KEI Partners, la cual es propiedad de Érika e Iván Chávez, hijos del empresario Daniel Chávez.

En un breve comunicado, el hijo mayor del mandatario aclaró que se desempeña como “asesor legal de desarrollo y construcción” de KEI Partners, que se fundó el 15 de octubre del 2018, sin embargo en redes sociales circula que la página web de la empresa se creó apenas 24 horas antes de su comunicado.

“En el año 2018, tomé la decisión de seguir ejerciendo mi profesión de abogado, hasta que decidimos en familia mudarnos a los Estados Unidos. En la actualidad y desde el año 2020 trabajó como asesor legal de desarrollo y construcción para KEI Partners https://www.keipartners.com, una empresa privada en Houston a través de la cual recibí mi visa de trabajo TN”, se lee en el comunicado posteado en su cuenta de Twitter.

Como parte de la misiva, el hijo de López Obrador pidió respetar su vida privada y la de su familia.

En un segundo mensaje, López Beltrán compartió las aclaraciones de su esposa Carolyn Adams, quien indicó que ha trabajado en el sector energético desde que fue practicante en Emiratos Árabes, pero no tiene relación con Baker Hughes.

“Seguí ejerciendo mi profesión en el mismo sector y esto me llevó a trabajar unos años más tarde en México (… ) Aunque en México trabajé en el sector energético, jamás tuve relación alguna con Baker Hughes ni ninguno de sus ejecutivos”, afirmó.